A clases en verano para rendir materias previas

El programa de apoyo escolar del Municipio colapsó y tiene alumnos en lista de espera.

Muchos estudiantes cipoleños no se tomaron vacaciones y asisten a clases de apoyo durante el verano para aprobar los exámenes de febrero y pasar de año. Son alrededor de 70 jóvenes los que toman cursos de Matemática, Física, Inglés y Química. La convocatoria se vio colapsada por la demanda y hay lista de espera para sentarse a estudiar en pleno verano.

Las clases de apoyo escolar para el nivel medio comenzaron en abril pasado y están organizadas por el área de Juventudes del Municipio cipoleño. El objetivo durante el año fue acompañar y ayudar a los jóvenes durante el ciclo lectivo para que aprueben las materias y evitar llegar a las instancias de exámenes. Los resultados fueron positivos, pero en el verano los teléfonos comenzaron a sonar sin parar. Casi un centenar de chicos pidieron ayuda para preparar materias, principalmente Matemática de primero y segundo año. Los cupos se colmaron en pocos días, y debieron implementar listas de espera.

Te puede interesar...

“Nos superó la demanda de chicos en el verano, y debimos ponernos estrictos: sólo permitimos que tengan dos faltas. En caso de que superen el límite, lamentablemente se quedan sin lugar y les damos ingreso a quienes están en lista de espera. Necesitamos que tengan un compromiso real con la actividad”, explicó a LM Cipolletti la coordinadora del programa, Mariana Aqueveque.

El proyecto arrancó en abril del año pasado con dos escuelas: el CEM 89 Manuel Belgrano y el 151 del barrio Anai Mapu. Según el CPE, estas dos instituciones fueron las que evidenciaron mayor deserción, y por eso se las eligió para transformar el dramático índice.

“El objetivo principal es el acompañamiento para evitar la deserción escolar. La propuesta se la presentó de manera inicial a estos dos establecimientos, y luego la extendimos a toda la comunidad. Queremos que durante el año continúen consultando y estudiando para evitar llevarse las materias y repetir de año. En 2019 tenemos pensado agregar cursos de técnicas de estudios, para aprender a estudiar, además de teatro y campañas de prevención contra la violencia”, contó Aqueveque.

Sobre la actitud de los padres, la coordinadora dijo que queda en evidencia la falta de motivación para incentivar a los chicos a estudiar. “Vemos que esto es un problema, porque la responsabilidad de los jóvenes es de sus padres, y si no cuentan con adultos motivadores se hace difícil que terminen el colegio”, comentó Aqueveque.

Las clases se dictan en la Dirección de Juventudes, ubicada en Sáenz Peña 233.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario