El clima en Cipolletti

icon
Temp
68% Hum
LMCipolletti escuela

Una escuela cipoleña suspendió las clases por invasión de roedores

Los docentes apuntaron a la demora del Consejo Escolar para responder a los diferentes problemas que surgieron en el edificio. Ya perdieron días por fallas de agua, cloacas y calefacción.

Los alumnos de la escuela primaria del Anai Mapu arrancaron la semana sin clases, y en la comunidad hay preocupación por la sucesión de días perdidos y el motivo de la última interrupción: hay una plaga de roedores en el edificio.

Las autoridades de la Escuela 294 suspendieron las clases por la presencia de roedores y reclaman una solución definitiva al problema. En el establecimiento comen a diario más de 130 alumnos.

Te puede interesar...

Silvia Coronado, directora de la escuela, afirmó que la escuela ha tenido suspensiones de clases por problemas de calefacción, de cloacas y de agua. Y cuestionó que ante cada inconveniente hay jornadas que se pierden solo por la espera en que el Consejo Escolar envíe personal especializado para iniciar las reparaciones.

Actualmente, “el problema más alarmante es la presencia de roedores”, lo que hace inviable la actividad escolar y, especialmente, del comedor de la escuela.

La docente explicó que durante algún tiempo fue una sospecha, por encontrar excremento en distintos rincones. Sin embargo, en los últimos días confirmaron la presencia de ratas. “Personal de Seguridad e Higiene vino y han visto a los roedores. Incluso matamos uno y se lo llevaron”, expresó. Sin embargo, “no hay continuidad” en el trabajo para erradicar la plaga.

roedores escuela 294.jpg

Coronado aseguró que los empleados de mantenimiento “vieron que los cebos están comidos pero no los reemplazaron”. “Nos hicieron algunas recomendaciones y dijeron que una de las causas (de la invasión de roedores) es que hay demasiado papel, pero esto es una escuela...”, subrayó.

Luego del fin de semana, en el que había quedado el edificio con cebos en distintos lugares, volvieron a encontrar roedores. “En la cocina, donde se guardan las verduras, hay mucho excremento”, dijo Coronado, por lo que la semana arrancó con la escuela cerrada. Los docentes aseguran que hay ausentismo de niños por dolor estomacal y temen que sea consecuencia de la plaga.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario