Un semillero de atletas cada vez más numeroso

Unos 50 nenes asisten a la Escuela Municipal de Corredores.

Mientras los atletas juveniles y mayores se esfuerzan para continuar superando barreras de tiempos y distancias, con el fin de jerarquizar el equipo a nivel nacional, porque en el plano regional ya lo consiguieron, un grupo de unos 50 niños y niñas dan sus primeros pasos en el deporte y aprenden atletismo jugando. El semillero de la Escuela Municipal de Corredores crece con entusiasmo.

En el Parque Rosauer, los martes y jueves por la mañana (a las 9) y los lunes, miércoles y viernes a la tarde (a las 18), un conjunto de pequeños, de entre 8 y 12 años –también hay más chicos– se divierten ejercitándose y van aprendiendo las primeras herramientas del atletismo.

Y en la previa a La Corrida de Cipolletti, entre los infantiles también se siente el entusiasmo. La mayoría van a participar en la distancia de 4 kilómetros, junto a sus familiares o junto a los atletas velocistas de la escuela.

Sueño internacional

En la presentación de la 33ª edición (ver páginas 4 y 5), Marcelo Pichipil, director de La Corrida y uno de los responsables de la escuela, habló sobre el camino recorrido por los atletas.

“La escuela nació hace muy poco y gracias a que no hemos tenido un no desde la Municipalidad de Cipolletti cada vez crece más y cada vez tiene más resultados. Seguramente los vamos a meter en más líos (bromeó), pero quizás algún día vamos a tener a un atleta que surja de acá siendo protagonista en alguna competencia internacional”, manifestó.

Hacen una entrada en calor, trotan, corren y siguen con disciplina los ejercicios que les indica su entrenadora, Martina Escudero –atleta de la escuela y mejor cipoleña en La Corrida 2017 (ver página 3)–. De vez en cuando se acerca a mirar algún que otro nene o nena que fue a la plaza a jugar y hasta se animan a sumarse.

Hace unos tres años se implementó la categoría infantil en la Escuela Municipal, con el objetivo de comenzar a formar atletas para cuando inicien su adolescencia puedan empezar a ponerse a prueba en competencias.

“La Escuela de Corredores implementó el semillero para empezar a sumar nenes y nenas, para que cuando entren al secundario se comience a estimularlos para que empiecen a competir en atletismo”, explicó Escudero.

La primera experiencia

Muchos chicos llegan con una base deportiva e incluso hacen atletismo como complemento de otra disciplina. Pero para otros se trata de su primera experiencia dentro del deporte.

“El atletismo es un deporte muy exigente, que lleva su disciplina y su entrenamiento es estricto. Mantener a los nenes ahora es cautivarlo a través de juegos y la técnica y no tanto correr, porque lo ven como algo cansador y no les gusta tanto”, contó la entrenadora, que entre los dos turnos, trabaja con unos 50 niños, un número que varía durante la temporada y suele aumentar durante el ciclo lectivo.

“Mantener a los nenes ahora es cautivarlos a través de juegos y la técnica, y no tanto correr”, Martina Escudero, entrenadora categoría infantil.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario