Un nuevo atractivo submarino en Las Grutas

En las últimas horas, se sumó otro barco a su paseo para atraer más turistas.

Por Luis Uribe

Otro barco se sumó al Parque Submarino de Las Grutas, proyectado para atraer adeptos al buceo deportivo y recreativo.

Es el Chiarpesca 59, un antiguo pesquero de 30 metros de largo que ayer fue hundido cerca donde yace desde febrero el Mariana Rojamar, y desde 2008, el Don Félix.

Te puede interesar...

La embarcación fue sumergida ayer en un nuevo operativo que consistió en trasladar al viejo buque con el remolcar Viento hasta el lugar que previamente había sido señalizado de acuerdo a lo establecido.

La operación fue seguida de cerca por el guardacosta de Prefectura Río Paraná, en el que abordaron autoridades gubernamentales, encabezados por el vicegobernador Pedro Pesatti, y la secretaria de Turismo del Municipio de San Antonio Oeste, Nadina Gutiérrez.

Las tareas finales fueron acompañadas también por un puñado de personas que navegaron en gomones y semirrígidos.

Fue un momento emotivo y paciente. La nave primero fue anclada en los cabos con muertos –cubos de concreto fijados al fondo-, para que su caída se produzca sin inconveniente en el lugar que fue fijado.

La operación demandó poco más de dos horas, debido a que antes de abrir los grifos instalados en distintos puntos del casco para que ingresara el agua, los colaboradores debieron soldar varillas en las aberturas que habían quedado libres. Se trata de medidas de seguridad para impedir que los buzos ingresen a lugares no habilitados.

Cuando todo estuvo listo el Chiarpesca comenzó su descenso al fondo marino. Quedó a una profundidad de entre 15 y 20 metros, según el comportamiento de la marea, y a unos cinco kilómetros de la costa.

Los preparativos

El Parque Submarino fue proyectado a mediados de la década pasada, con el objetivo de ofrecer un nuevo atractivo que atraiga turistas después del verano.

Producto de un estudio de impacto ambiental se eligió un área que se encuentra frente a Piedras Coloradas, la playa ubicada a unos 5 kilómetros al sur de la villa balnearia.

Antes de ser hundidos, a los barcos les extraen los motores, combustibles y otras sustancias que puedan provocar un foco de contaminación, y también se requiere quitar estructuras de la nave que puedan poner en peligro a las personas que las recorran.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario