Un crimen que no se olvida

Familiares y vecinos pidieron justicia por Verónica, Paula y María Emilia.

Las emociones de familiares y amigos de Verónica Villar y María Emilia y Paula González volvieron a ser la marca distintiva en la marcha que recordó los 19 años de la desaparición y asesinato de las tres jóvenes cipoleñas. Con una fortaleza notable, Ofelia Villar fue la encargada de recibir a propios y extraños en la Plaza de la Justicia y compartir algunas palabras antes del inicio de la procesión por las calles de la zona céntrica.

Aunque no hubo una multitud, participó una gran cantidad de familiares de víctimas de distintos hechos impunes, organizaciones no gubernamentales, fuerzas partidarias de izquierda y particulares. Entre los presentes también hubo muchas adolescentes y jóvenes, que revivieron los mensajes contra la violencia hacia las mujeres y el grito que cada vez se hace más fuerte: “Vivas nos queremos”.

Las actividades incluyeron la colocación de pequeñas macetas con una planta sobre la vereda de calle Roca, que luego fueron entregadas a los vecinos. Al igual que en otras oportunidades, la columna de personas partió desde Roca y España, y regresó por Hipólito Yrigoyen, Sarmiento y nuevamente Roca. Más allá de algunas voces en contra, se reiteraron las pintadas en la Comisaría Cuarta, pero la situación no pasó de ahí y las personas siguieron rumbo a la plaza.

De esta forma, y con un silencio que por momentos hizo recordar las movilizaciones por María Soledad en Catamarca, se volvió a pedir justicia y un punto final a la impunidad.

Las hermanas González y Verónica Villar desaparecieron el 9 de noviembre de 1997 y dos días después fueron halladas muertas.

Esta semana se cumplieron 19 años del femicidio que conmovió a la región. Hay un solo condenado.

Un contundente “Ni una menos”

Al reclamo habitual de justicia, se sumó ayer un contundente pedido por el conjunto de las mujeres que son víctimas de violencia de género. “Vivas nos queremos” y “Ni una menos” fueron algunas de las leyendas que se podían leer en pancartas y también escritas en brazos y manos con fibrones negros.

Ofelia Villar, quien convocó a la marcha, se mostró muy emocionada y recibió afectuosos saludos de los presentes.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario