Tensión y escándalo en la puerta de un supermercado

Un hombre maltrató a una taxista y a una policía. Tiene antecedentes.

Gran tensión se vivió en el estacionamiento de la sucursal céntrica de La Anónima, a raíz de la intempestiva reacción de un adulto mayor que no paraba de proferir insultos primero contra una taxista, luego contra dos colegas, uno de los cuales recibió, además, un escupitajo y un manotazo y, al final, contra una policía, que intentó calmar a la incontinente persona, que afirmó en varias oportunidades ser discapacitada.

El furioso episodio ocurrió al mediodía del viernes y causó conmoción en quienes sufrieron la ira y no sabían cómo contener al hombre, que no paraba de lanzar improperios. En el sitio Mujeres en Lucha Alto Valle había hasta ayer un video donde se podía ver y oír parte de lo ocurrido.

Te puede interesar...

Se llama Lorena la taxista que sufrió el primer embate. Se encontraba fuera de su vehículo esperando pasaje cuando llegó un auto, meta dar bocinazos, con tres personas a bordo. Entre ellos figuraba el protagonista de la bronca, quien quería estacionar en el lugar del taxi, pese a que este se hallaba en un espacio reservado para rodados del rubro.

Pese a que la tachera se fue a su móvil para moverlo, empezó a recibir una lluvia de agresiones verbales que, a partir de entonces, no se detuvo. El otro afirmó ser una persona con discapacidad y la taxista le recordó que había un sector reservado para los discapacitados que también podía ocupar. Pero nada surtió efecto.

Lorena se sintió muy agraviada y llegó a tanta la aspereza de la situación que intervino un colega para contener al iracundo. También fue objeto de todo tipo de palabrotas. A todo esto, la tensión iba en aumento y un tercer taxista que arribó al estacionamiento también trató de apaciguar las aguas. Una descarga de insultos, un escupitajo y una piña o manotazo le dejaron claro que el momento era por demás complicado. Una policía que se encontraba en el supermercado también quiso calmar al furioso y no recibió mejor trato verbal. Hasta un encargado del supermercado salió a ver qué pasaba. Al final, cayó un patrullero con varios efectivos, justo cuando el hombre se metió al comercio a comprar.

--> Al parecer, hubo episodios similares

Resulta difícil tratar con una persona que afirma ser discapacitada pero insulta y es capaz de lanzar un escupitajo y un golpe con la mano. Quienes sufrieron la ira quedaron conmocionados. Lorena, la taxista que sufrió primero los embates de palabras, se fue a su casa y no pudo trabajar más ese día. Su esposo habló con un fiscal, quien le refirió que había otras denuncias contra esa persona. Se afirma que en otra ocasión, otro taxista, en las afueras del hospital, también fue insultado y, al parecer, una paciente. Todo muy triste.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario