El clima en Cipolletti

icon
15° Temp
64% Hum

Se vienen días difíciles y de tensión en el rubro inmobiliario

Al finalizar marzo, se terminó el congelamiento de los alquileres y ahora se avizoran momentos complicados. Hay mucho malestar entre los propietarios por no haber podido actualizar los montos que cobran durante un año y porque hay inquilinos que no les pagan hace meses.

Terminó en marzo el congelamiento de los alquileres y, tras el fin de semana largo, abril recién iniciado apunta claramente a ser un mes muy complicado tanto para inquilinos como para propietarios e inmobiliarias. Desde ya, se está hablando de una posible estampida en los valores de los alquileres y sobre las serias dificultades que pueden experimentar los inquilinos que no están al día en sus pagos y, en general, también quienes deben renovar sus contratos.

En las disposiciones que quedaron vigentes, se incluyen mecanismos para evitar, a través de mediaciones institucionales, la posibilidad de desalojos de aquellas familias que no han podido abonar al día sus compromisos y que mantienen, en ocasiones, deudas considerables. Pero habrá que ver cómo funciona.

Te puede interesar...

Sin embargo, lo cierto es que el descongelamiento, tras un año de transacciones inmobiliarias muy restringidas, se viene ahora con vientos que pueden ser huracanados para el sector de los inquilinos y para el conjunto de la actividad.

"¡Qué problema que se viene!", enfatizó Fernando Meléndez, empresario del rubro, quien se manifestó "muy crítico" de la política de congelamiento total que instrumentó el gobierno nacional. A su juicio, se tendría que haber sido "al menos, más progresivo" y haber arrancando con una apertura paulatina de las negociaciones entre las partes allá por octubre pasado. Como eso no se hizo, se llega a la actualidad con una gran tensión acumulada y muchos problemas por resolver.

"Abril va a ser terrible en materia de situaciones a resolver", expresó y dijo que la administración del presidente Alberto Fernández, al equivocarse en lo aplicado en el sector y al haber "apuntado todo" sobre las espaldas de los propietarios, ahora ha dejado librado el panorama para que estos descarguen su mal humor en quienes no les han cumplido o, en general, sobre todos aquellos a quienes no han podido aplicar aumentos, en un país con una inflación muy acentuada.

En materia de incrementos, indicó que el abanico de alternativas es amplio pero siempre muy elevado, ya que se mencionan subas en los alquileres de un 30, un 40 ó un 50 por ciento e, incluso más. Todo dependerá, al final, de la voluntad de los propietarios en cuanto a las posibilidades que tengan de exigir lo que más les convenga. "En esto, las inmobiliarias, actuamos como mediadoras entre las partes y buscaremos un entendimiento, pero son los propietarios los que deciden", manifestó.

Como el horizonte se presenta complicado y existen muchas y distintas situaciones particulares en lo relativo a renovación de contratos, el empresario consideró, en este aspecto, que una alternativa podría pasar por la concreción de "prórrogas" contractuales, por períodos acotados que podrían ser de seis meses, y con aumentos a acordar. Sería una estrategia prudente, como para evitar instancias traumáticas.

En su opinión, habrá que trabajar mucho para encauzar una actividad, como la inmobiliaria, que al presente casi se mantiene en base a las operaciones de alquiler porque las ventas de inmuebles están prácticamente paralizadas hace unos tres años, por la inestabilidad económica.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

61.904761904762% Me interesa
9.5238095238095% Me gusta
0% Me da igual
4.7619047619048% Me aburre
23.809523809524% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario