Se usaron petardos ruidosos a pesar de la prohibición

La noche de Navidad resultó otra vez muy estruendosa en Cipolletti. La venta y el uso de bombas de estruendo siguen vigentes por más que no estén permitidos.

Petardos, cañitas voladoras y bombas de estruendo volvieron a utilizarse con intensidad en la noche de Navidad pese a la prohibición a la pirotecnia ruidosa que rige en la ciudad por ordenanza. Mucha bronca generó el hecho entre mascoteras y protectoras de animales, que lamentaron el pavor que las detonaciones provocan en perros y gatos.

Las explosiones se escucharon desde antes de medianoche pero fueron un aluvión inmediatamente después. Si bien el fragor fue menor en potencia y duración que en años pasados, igual fue muy poderoso y dejó su estela de quejas y críticas en sectores de la población.

Además del ingreso clandestino de mercadería, se comentó que también hubo venta de petardos en algunos locales habilitados, en los que los fuegos de artificio que causan estallidos sonoros se vendían a la vista de clientes y potenciales inspectores.

El concejal Miguel Aninao dijo que la situación le generó “una gran decepción” debido al intenso trabajo de preparación que llevó la ordenanza que habilita sólo al uso de pirotecnia lumínica. En tanto, el director de Fiscalización, Diego Rebossio, manifestó que con motivo de los festejos se hicieron controles pero no hubo ni sancionados in fraganti ni decomisos.

$40 cuesta un paquete de 10 petardos en los comercios

A raíz de la ordenanza que prohíbe el uso de pirotecnia ruidosa, en los locales habilitados se observó una menor variedad de productos. Sin embargo, se llegó a vender igual.

¿En tu barrio tiraron petardos...

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario