Se profundiza la crisis en Interlagos

Los empleados no cobran sus sueldos y decidieron iniciar una retención de tareas. La firma está en preventivo de crisis y planteó suspensiones.

Al menos 80 trabajadores de la Embotelladora Comahue, la empresa que fabrica la gaseosa local Interlagos, denunciaron que no les pagan el sueldo desde hace varios meses y, como medida de fuerza, están de paro hace al menos una semana.

El delegado de los empleados, Juan Pinedo, explicó en diálogo con LM Cipolletti que, en algunos casos, la empresa debe el pago de haberes de agosto y septiembre de 2017, el aguinaldo, los premios que ganan durante el año y los sueldos de enero y febrero de 2018. “Los trabajadores de las categorías más bajas deberían recibir 100 mil pesos, los de otras categorías aún más”, remarcó el delegado para graficar el monto adeudado.

Te puede interesar...

Por otra parte, y como medida de fuerza, indicó que están de paro y que, si bien van a la embotelladora a marcar tarjeta, están con retención de tareas “hasta encontrar una solución”.

“Nos pidieron que trabajemos y que nos iban a pagar una suma de dos mil pesos a la semana, pero muchos tienen familia y no hacen nada con eso. La situación está muy complicada”, sentenció.

La empresa está en una grave crisis económica, producto del impacto de la inflación y de la irrupción de la gaseosa Manaos, cuyos dueños son investigados por la AFIP por diferentes irregularidades impositivas.

Los trabajadores de Embotelladora Comahue ya habían sufrido recortes salariales, como parte de un plan para salir de la crisis sin que cierre la fábrica. Sin embargo, denunciaron que no se cumplió lo pactado y reclaman el cobro de los sueldos adeudados. Según advirtió Pinedo, habrá reuniones con la empresa para buscar una solución. Por su parte, el propietario de la firma, Néstor García, no brindó su versión sobre el conflicto.

En crisis

La empresa cipoleña Embotelladora Comahue obtuvo el preventivo de crisis y el aval de la Secretaría de Trabajo para implementar una reducción horaria y suspensiones de su personal: trabajarían apenas 15 días por mes. En García y Compañía, otra firma de García, se aplicó un plan similar reduciendo la jornada laboral a la mitad.

El pedido fue realizado para achicar el costo salarial y pasar la tormenta. Sin embargo, poco después de las gestiones, se desató otro foco de conflicto que puso contra las cuerdas a la emblemática fábrica cipoleña.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario