Se mudaron obligados, no tienen servicios y ya sufrieron un robo

Dejaron su casa por la ampliación de la 22. Ladrones les dieron la bienvenida a su nuevo barrio. Se llevaron herramientas y el tanque de agua.

La inseguridad no da tregua en la ciudad y cualquier situación puede ser aprovechada por malvivientes. Así, una de las familias afectadas por la ampliación de la Ruta 22 sufrió días atrás un robo en su nuevo hogar antes de que concluya su traslado definitivo, dificultado por la falta de algunos servicios básicos.

Los Carrera y los Burgos accedieron a casas prefabricadas por disposición del gobierno nacional luego de gestiones concretadas por el Municipio. Hace una semana, arrancaron la mudanza hasta el cruce de Antártida Argentina y Avenida La Plata, donde se instalaron las viviendas.

Sin embargo, se encontraron con que el sector, próximo a la curva donde Circunvalación Illia cambia el nombre a Perón, no cuenta todavía con conexiones a los servicios de agua, cloacas y gas. Solamente la electricidad está disponible. Además, ni siquiera las propias unidades habitacionales, provistas por Viviendas Roca, reúnen todas las condiciones exigidas en la ciudad por los Bomberos y por Camuzzi Gas del Sur y aún deben ser habilitadas por completo para su uso permanente.

Por todas estas circunstancias, el traslado definitivo de los propietarios aún no se ha podido concretar. Esta situación fue aprovechada recientemente por los amigos de lo ajeno que, atentos a que un día no había nadie, ingresaron en el hogar de los Carrera luego de romper una puerta. Una vez adentro, se apoderaron de herramientas y se cargaron un tanque de agua de 400 litros, entre otras cosas.

Valeria Fernández, ex edil e integrante de la familia perjudicada, expresó ayer su consternación ante el acontecimiento, que fue denunciado ante la Policía con asiento en las 1200 Viviendas.

Precisó que, ante la inseguridad reinante, procedieron a cercar y llenar de barrotes las ventanas y las puertas para evitar nuevos hechos delictivos. También la otra familia adoptó medidas de seguridad y sus nuevos hogares ya no están nunca solos.

“Mientras vivimos en Tres Luces nunca sufrimos un robo. Ahora, antes de terminar la mudanza, ya nos robaron en nuestra nueva casa, a la que hemos tenido que fortificar”. Valeria Fernández, vecina afectada por la ampliación de la Ruta 22

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario