El clima en Cipolletti

icon
16° Temp
17% Hum
LMCipolletti Búsqueda

Romina sueña con encontrar a su papá biológico

La joven, vecina de El Chañar, tiene pocos datos, pero eso no apaga su ilusión.

Romina Contreras sueña con encontrar a su papá biológico. Lo imagina con los mismos gestos tan propios de ella, que nadie más en su familia tiene. Lo evoca como un hombre que pasó los 50 años, quizás canoso y con otros hijos, que la recibe con un abrazo enorme, intenso, ese que espera desde hace 20 años.

Romina vive en El Chañar y tiene un papá que la crió desde bebé, Francisco Contreras. Él le dio su apellido y siempre la consideró una hija más. No fue hasta que cumplió nueve años, que su mamá le contó que tenía otro padre, el de sangre, al que había conocido en 1986 en Villa Pehuenia.

Te puede interesar...

La mamá se llamaba Amanda Patricia González y falleció cuando Romina tenía 20 años. Después del día que le contó la verdad, no volvió a hablar del tema.

En esa única charla, ella supo que su madre nació en Chile y vino al país muy joven, a los 19, a trabajar a Pehuenia. Allí conoció al hombre del que quedó embarazada y, poco después, se fue del pueblo. Tuvo el parto en Neuquén capital, donde comenzó una nueva vida.

“Me contó todo eso hace un montón de años y me dijo que él vivía en Villa Pehuenia y tenía su mamá y su familia ahí, pero no me dio ningún dato más; no sé cómo se llama ni si sabía que quedó embarazada, porque ella se vino al Alto Valle y nunca más lo vio”, relató Romina.

De niña, semejante historia le resultó ajena, recién la pudo asimilar al entrar a la adolescencia. A partir de entonces, la revelación de esa tarde le comenzó a pesar. Siempre fue feliz con su papá Francisco, pero crecía en su interior la intriga sobre esa otra familia paterna de la que no sabía nada. Durante años, pensó en iniciar una búsqueda y no se animó por no reabrir heridas, por amor a sus padres y sus hermanos, más chicos que ella.

Romina Contreras sueña con encontrar a su papá biológico

Hace poco, se enteró de un chico con una historia similar que encontró al papá biológico después de publicar una foto de su mamá en un grupo de Facebook llamado Dónde Estás.

Eso removió algo en el corazón de Romina. “Vi que no era imposible y me decidí, porque tengo buenas expectativas de poder conocerlo, pero también estoy preparada para lo que pueda venir, sé lo que puedo llegar a enfrentar”, confió. El 4 de julio, Romina publicó su historia en el grupo de búsquedas de Facebook, junto a una foto de Amanda a los 20 años. Al lado están Francisco y ella de bebé.

Sin embargo, reconoció que será difícil cumplir su sueño. “La única esperanza que tengo es que alguien que haya sido novio de mi mamá o haya tenido una relación con ella, a partir de conocerla en la foto, sepa que ese año tuvo una hija; es el único puntal para llegar a conocerlo”, explicó.

Romy Contreras

Hola, busco a mi papá biológico.No sé su nombre solo se que mi mamá amanda Patricia gonzales (chilena)lo conoció el...

Posted by Romy Contreras on Friday, July 3, 2020

Por fortuna, un par de días después de la publicación, recibió un llamado con más pistas. “Me contactó una señora que había trabajado con mi mamá, pero no la vio nunca embarazada; me explicó que venían mujeres de Chile a trabajar en limpieza y esas cosas, porque había como una casita de Turismo y ahí las traían, estaban tres meses y se iban”, detalló

“Me dijo que alguien de Gendarmería podía darme algún dato y me dio esperanzas, porque ella reconoció a mi mamá por la foto y a su pareja también; entonces, si encontré alguien que se acuerda, otra persona también la puede reconocer”, agregó.

Romina tiene hoy 32 años y no está sola en su búsqueda. Su papá de crianza y sus hermanos la alientan. También sus dos hijos, que ya son adolescentes. Está dispuesta a ser paciente hasta hallar la pista que revele su pasado, pero en estos días se le cruzan mil imágenes por la cabeza.

“He soñado este encuentro como algo re lindo, saber que tengo un papá y él una hija, poder cerrar nuestro vínculo y descubrir si tengo más familia”, comentó. Añadió que sus gestos y su mirada no se parecen a los de Amanda. “Mis otros hermanos tienen más rasgos de ella que yo, así que pueden venir de mi papá biológico”, dijo.

Romina no recuerda cuándo empezó a soñar con él. Solo sabe que de niña lo tenía a Francisco y no hacía falta nada más. La intriga por su origen fue creciendo en su interior de a poco, hasta volverse un impulso impostergable.

Remarcó que no tiene reproches hacia su papá ni le importa en qué circunstancias se alejó de Amanda. “Lo que quiero es no seguir con dudas”, afirmó convencida.

Romina-Contreras-busca-a-su-papá-2.jpg

-> El inesperado día de la revelación

La fecha en que Amanda se quebró y le contó la verdad a su hija era un domingo en el que celebraban el Día del Padre. Romina no sabe qué pasó por su cabeza en aquel momento, pero gracias a que su mamá tuvo la necesidad de hablar, hoy puede aferrarse a una mínima pista para averiguar sus raíces. Contó que tenía nueve años cuando se dio la charla, que hoy está borrosa en su memoria. “No sé cómo se habría sentido ella o cómo me sentía yo, pero sí me acuerdo que fue para el Día del Padre; por eso, cada vez que llega la fecha, pienso en mi papá biológico”, explicó.

Y aclaró: “El afecto nunca me faltó con mi papá de crianza y estoy muy agradecida con Francisco, pero llega esta fecha y vuelve la necesidad de saber”. Después de la charla con Amanda, el Día del Padre no volvió a ser igual. Romina quiso que su mamá le contara más, pero no hubo oportunidad. Francisco tampoco pudo ayudarla. Se enamoró de su mujer y se hizo cargo de la beba, pero ella no le aclaró en qué circunstancias había quedado embarazada. En el último Día del Padre, en medio de la cuarentena, Romina volvió a pensar en sus orígenes, como cada año.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

100% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario