Quería salvar su casa del fuego y volcó en la Perón

Sucedió en la toma cipoleña 10 de Febrero, donde un incendio destruyó tres precarias viviendas.

En lo que fue una cadena de incidentes, una joven cipoleña no sólo perdió su precaria casa sino también terminó con el auto totalmente aplastado. Sucedió ayer por la tarde, en la toma 10 de Febrero, cuando tres casillas fueron arrasadas por un incendio.

De acuerdo con fuentes policiales, un cortocircuito fue la causa principal de lo que pudo ser una tragedia, pero que se limitó a daños totales en tres viviendas situadas en la toma cercana al barrio Anai Mapu. Todo sucedió pasadas las 16:30 y generó un gran griterío, además del pedido de auxilio de los vecinos. Desesperados y con el único objetivo de que tres familias no sufran la pérdida de sus pertenencias, intentaron frenar las llamas con baldes de agua. Pero el viento no ayudó y el fuego envolvió a tres viviendas y alcanzó a una cuarta, provocándole algunos daños en una pared.

Te puede interesar...

En esas circunstancias, una de las propietarias se enteró de lo que estaba sucediendo y quiso acudir de manera rápida en su auto. Muy nerviosa, habría tomado a gran velocidad la calle Perón y al pisar el ripio, perdió el control y volcó espectacularmente. Enseguida, varias personas la auxiliaron y se encargaron de llamar una ambulancia.

Desde la Policía provincial se confirmó que la mujer, de unos 23 años, era dueña de una de las casillas destruidas por el fuego y que su intención era llegar al lugar para salvar lo que se pueda.

A pesar de los inconvenientes en los accesos, los Bomberos también intervinieron y evitaron que el fuego se extendiera a otras viviendas. “Por suerte, no había ocupantes”, explicó Rubén Ralinqueo, uno de los responsables de la Comisaría 45°.

Se pudo establecer que en las viviendas arrasadas las pérdidas materiales fueron totales.

Más allá de que se esperarán los resultados de la investigación, se presume que el origen del incendio fue un cortocircuito en una instalación eléctrica particular.

3 precarias casillas fueron destruidas por el fuego, que se propagó fácilmente por el viento.

Colgados y un peligro latente

La toma 10 de Febrero es uno de los asentamientos ilegales de más dimensión de la ciudad y sus habitantes, en una gran mayoría, están colgados del sistema eléctrico, explicaron fuentes policiales. A su vez, las instalaciones en las casillas son muy precarias y el peligro de un incendio siempre está latente.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario