Protestas noquearon al hotel Patagonia

El emprendimiento llega a su fin. Las manifestaciones le espantaron la clientela.

La vecina presencia del Municipio y el permanente flujo de personas hacia sus dependencias, y fundamentalmente, las frecuentes protestas, ollas populares y cortes de calle en las inmediaciones, terminaron por afectar y dar un golpe de nocaut al tradicional hotel Patagonia, ubicado en calle Yrigoyen casi España.

El hotel cerrará sus puertas pero sus dueños no bajarán los brazos y reconvertirán empresarialmente el espacio que ocupa en el sector gamma del edificio Cipolletti, donde también tiene sus instalaciones centrales la comuna. El área hotelera podría seguir como un apart-hotel o como un emprendimiento de oficinas-departamentos. Todavía no está definido.

Lo cierto es que el Patagonia dejará de funcionar. Así lo reconoció ayer su propietario, Lito D’Amato, quien está llevando a cabo la venta de parte del mobiliario y enseres viejos que ya no le serán necesarios en la nueva etapa empresaria que se apresta a arrancar.

La versión del cierre del hotel se propagó ayer por las redes sociales, donde se publicitaba la comercialización de elementos como mesas, sommiers, colchones, respaldos, sillones, sábanas, frazadas, almohadas y toallas, entre otras cosas. La sorpresa y la nostalgia que despertó el acontecimiento fueron motivo de conversaciones ante los cambios y las variaciones del destino.

D’Amato fue categórico en cuanto a que el final del hotel se relaciona con que la calle Yrigoyen, en el lugar donde está emplazado, se ha convertido “en la peor calle de Cipolletti”.

Y es que la radicación de la Municipalidad en el mismo edificio, por gestión del ex intendente Julio Arriaga, hirió de muerte al emprendimiento, que persistió por el esfuerzo y empuje de sus propietarios.

Sin embargo, el constante ir y venir de gente a la comuna y las repetidas movilizaciones que la tienen por blanco afectaron la presencia de clientes y erosionaron la labor hotelera.

2 causas legales hay por las protestas municipales.

Los propietarios del hotel denunciaron en su momento, por un lado, al gremio Sitramuci y, por el otro, al Ejecutivo local, a raíz de una protesta que perjudicó seriamente su actividad. En estos años, las manifestaciones en el lugar han sido incontables.

Un traslado que trae polémica

El traslado del Municipio desde su vieja sede en calle España, hoy de tribunales, hasta el edificio Cipolletti, en calle Yrigoyen, fue impulsado por el ex intendente Julio Arriaga. La comuna necesitaba mejores instalaciones. Sin embargo, se llevó consigo los reclamos y movilizaciones.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario