Protesta chacarera en la Secretaría de Fruticultura

Tiraron frutales y quemaron manzanas en la puerta del organismo.

Con plantas de manzana arrancadas de cuajo de la tierra, que anticipan el estado de putrefacción de la fruta si no se inyecta dinero en las chacras, productores de Cipolletti, Fernández Oro y Allen se autoconvocaron ayer en las puertas de la Secretaría de Fruticultura en señal de protesta. “La situación que estamos viviendo es dramática. Los productores se van muriendo en silencio, parece que no se los escucha más, y hay 300 mil kilos de manzana y pera en juego que se van a pudrir en la próxima cosecha si el Estado no toma cartas en el asunto”, expresó con notable indignación el fruticultor cipoleño Carlos Carrascos.

Bronca, indignación e impotencia. El drama de los productores del Alto Valle se radicaliza cada vez más y los ánimos están muy caldeados. No descartan pasar las fiestas apostados en la ruta, en inmediaciones de la Secretaría de Fruticultura, ni otras acciones de fuerza, en caso de que funcionarios de peso como el titular del área, Carlos Bancaloy, el ministro Alberto Diomedi o el mismísimo gobernador Alberto Weretilneck den señales concretas de que la actividad realmente les importa.

Te puede interesar...

“La situación que estamos viviendo es dramática. Los productores se van muriendo en silencio”, dijo Carlos Carrascos, productor de Cipolletti.

La semana pasada, los productores se habían acercado hasta la secretaría para hablar con Bancaloy, pero no lo encontraron y desde entonces esperan que los reciba. Dicen que hasta el 28 de diciembre no vuelve, por lo que reclaman que los atienda otro funcionario de peso en la toma de decisiones. “El viernes volveremos y por ahí tengamos que pasar acá las fiestas”, anticipó Carrascos.

Advirtió que, mientras en la Secretaría reina un silencio de ultratumba y se desoyen las voces de todos los productores en agonía, en los campos “la pera y la manzana se desangran”. Consideró que transitan “el peor momento de la fruticultura” y que, en estas circunstancias, no se entiende ni hay justificativo posible para que no los reciban.

“El alimento se pudre. Queda atrapado en los campos. Y se pudre porque no vale nada”, sentenció el productor. No descartó avanzar con un recurso de amparo ante la Justicia si Provincial no actúa en lo inmediato. “Necesitamos que la Secretaría funcione, que sirva para algo, y no sólo para los que trabajan acá adentro”, acotó.

Los productores reclaman una respuesta a la propuesta de convocar a los bancos, a las empresas de servicio de energía eléctrica y suministro de gas, a las jugueras, a las empacadoras, los sindicatos, productores y proveedores de insumos. Sostienen que entre todos los actores está la solución para que los 300 mil kilos de pera y manzana no se pudran en la próxima cosecha.

Sin solución

Otra temporada, mismo problema

Actividad en riesgo. Chacareros aseguran que las peras y las manzanas se pudrirán en grandes cantidades esta temporada si no hay un acuerdo de la cadena productiva.

Enojo y protesta. Los chacareros se cansaron de las dilaciones y la falta de respuestas, por lo que ayer fueron a protestar a la Secretaría de Fruticultura, donde tiraron plantas arrancadas de raíz y quemaron manzanas.

CRISIS

Necesitan 1000 millones de pesos

El productor cipoleño Carlos Carrascos aseguró que la única manera de sacar adelante la fruticultura es alcanzar consensos y tirar todos juntos para el mismo lado. En ese sentido, dijo: “Tenemos que lograr un acuerdo que permita utilizar la capacidad ociosa de jugueras, frigoríficos y empaques, que los bancos presten el dinero y se suspendan las paritarias. Se necesitan mil millones de pesos en el Valle para evitar el desastre. Eso es lo que costó hacer la fruta y más todavía”, concluyó Carrascos. Sin embargo, los chacareros no son muy optimistas en ese sentido, teniendo en cuenta que sus reclamos por ahora parecen ser desoídos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario