Preso se sacó la tobillera y se escapó

Le habían otorgado el beneficio de las salidas transitorias, pero la segunda vez que fue a su casa se fugó. Estaba al cuidado de su madre, quien ahora es la responsable penal por el hecho.

La utilización de tobilleras en los últimos tiempos se ha generalizado para aquellas personas en conflicto con la ley pero que están fuera de las unidades carcelarias. Mucha polémica han suscitado algunos casos, principalmente porque los reos se las ingenian para evitar controles y mentir respecto de su paradero.

Como si fuera poco, este fin de semana un preso de 28 años, que estaba alojado en el Establecimiento de Ejecución Penal 5 de Cipolletti, burló los poco estrictos controles y se escapó.

Le habían otorgado el beneficio de las salidas transitorias pero debía regresar a la cárcel. Para saber dónde se encontraba en todo momento, le colocaron la tobillera. Salió el viernes a la mañana y debía volver ese mismo día a las 20, pero nunca lo hizo.

Ante esta situación, los agentes del Servicio Penitenciario observaron que el GPS indicaba que el reo se encontraba en su casa, ubicada en el barrio Anai Mapu, por lo que se dirigieron inmediatamente al lugar para llevarlo nuevamente al penal.

Sin embargo, en el domicilio se encontraron sólo con la pulsera GPS: el delincuente ya no estaba, se había fugado.

Según informaron, el joven había sido condenado a 13 años de prisión por un robo calificado, pena que vencería recién en el 2024. Además, se supo que su madre era quien estaba a cargo de él ante la Justicia, por lo que ahora deberá también rendir cuentas por la fuga de su hijo.

Polémica

El uso de las tobilleras electrónicas es motivo constante de disquisición en el Poder Judicial, principalmente luego de varias excarcelaciones que beneficiaron a reconocidas personas del hampa en la ciudad.

Si bien el uso de esta tecnología está permitido, en muchos genera desconfianza ya que es muy sencillo gambetear los controles y escapar, como ocurrió en esta oportunidad.

Aprovechó la salida transitoria

Condena y beneficio

El delincuente fue condenado a 13 años de prisión por un robo calificado. Sin embargo, fue beneficiado con las salidas transitorias para que visite su casa familiar, ubicada en el barrio Anai Mapu.

Se mandó a mudar

La segunda salida transitoria otorgada fue la del último viernes. Se fue del Penal de Ejecución 5 a la mañana y debía volver a las 20, pero nunca lo hizo. El GPS marcaba que estaba en su casa, pero en el lugar sólo había quedado la tobillera.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario