Preocupa la aparición de gente en situación de calle

Duermen en plazas, en el hospital y en cajeros automáticos del centro.

El hecho de que una familia se haya instalado para pasar la noche, a la intemperie, debajo de un árbol ubicado junto al monumento al ingeniero César Cipolletti, en la rotonda de Mengelle y Mariano Moreno, llamó la atención de muchos cipoleños. El caso hace recordar que en la ciudad hay gente en situación de calle, y no solamente de personas que se dedican al alcohol y deambulan todo el tiempo de un lado a otro. Se sabe de personas que duermen en el hospital, como para huir del frío, a la vez de otras que pasan la noche en algún cajero o que buscan un alojamiento circunstancial en alguna toma donde la solidaridad les reserve un espacio para pasar un día o dos.

La presencia del grupo familiar se observó de mañana y por la tarde había desaparecido. Un vecino, de profesión taxista, alertó de la situación y tomó fotos de lo que vio para testimonio. “Debemos tener conciencia de que todavía hay un montón de necesidades de mucha gente que no tiene dónde ir, dónde estar”, manifestó a través de un whatsapp que circuló ayer por la red del Foro por la Tierra y la Vivienda.

Te puede interesar...

“Ningún ser humano necesita, ni desea, ni merece vivir así. Habría que tocar los puntos necesarios para poder darle una mano, armarle una casilla y llevarlos a que vivan ahí”, enfatizó.

El taxista constató la presencia de dos personas adultas, pero no descartó que pudiera haber algún niño. En su asombro, decidió registrar lo que veía en fotos y dijo que no le gustaría para nada que Cipolletti se parezca a Buenos Aires, donde hay muchas familias viviendo en la calle y la gente que las ve pasa, sigue y las mira con indiferencia.

En la ciudad, el problema de la vivienda sigue siendo de gran magnitud. La referente social Lila Calderón manifestó ayer que todo el tiempo hay personas que se acercan a las tomas para ver si pueden conseguir un lote para asentarse y hacerse una casita. En la mayoría de los asentamientos ya no quedan tierras disponibles, así que no se les puede dar una solución. En otros, como en el Barrio Obrero A, se les suele ofrecer el salón comunitario para pasar un día o dos a las familias desesperadas que no tienen dónde ir. Están hasta que consiguen alojarse en casa de familiares o amigos.

Además de la falta de tierras, en Cipolletti los alquileres suelen ser caros y la crisis económica deja sin alternativas a muchos.

Los tristes efectos de la intemperie

En los fríos del otoño y el invierno la dificultad de no contar con un techo para vivir se vuelve particularmente grave. Por eso, quienes no tienen un hogar, por efectos del alcoholismo o por urgencias extremas, acuden al calor que dan espacios físicos con temperaturas tibias como el hospital

o con al menos un resguardo, como los cajeros. La dirigente Lila Calderón expresó que el Municipio ya no contaría con un inmueble donde se brindaba albergue a las personas más vulnerables. Así las cosas, resulta deseable que la comuna esté atenta para asistir de otros modos a los sin techo.

LEÉ MÁS

Lo apuñalaron tres veces para robarle la moto y está grave

Futuros médicos de la UNCo practican en EE.UU.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario