Pese a los aprietes de los narcos, crece la labor solidaria

Son casi 3000 personas las que asisten a comedores y merenderos todos los días.

Un tercer caso de apriete de narcos contra los comedores y merenderos no ha podido frenar la creciente labor solidaria de las organizaciones sociales de Cipolletti. Sólo en el Movimiento Popular La Dignidad ya se acercan a 3000 las personas, entre niños y adultos, que a diario reciben raciones en los lugares en que se les brindan comidas y ayuda alimentaria.

El episodio de amenazas ocurrió hace unos días y afectó a una mujer, quien, por el miedo, decidió abandonar su labor de colaboración con los más pobres. Tampoco quiso hacer una denuncia judicial. “Déjense de joder con eso de los comedores y merenderos”, fue uno de los mensajes, como en otros hechos que tomaron estado público.

Te puede interesar...

Sin embargo, las amenazas de los narcos no han podido impedir la acelerada expansión del trabajo del MPLD. En la actualidad, tienen su merendero propio el Distrito Vecinal Noreste y los barrios y asentamientos Puente 83, 4 de Agosto, 10 de Enero, Fuerte Apache, Martín Fierro, 10 de Febrero y Las Perlas, y cuentan con dos en el Barrio Obrero, 2 de Febrero y la Isla Jordán, donde son rotativos e itinerantes. Además, la organización tiene sendos merenderos en El Arroyón, en Cinco Saltos; en Costa Linda, en Fernández Oro; y en Plottier. Y dos comedores comunitarios, uno en el Barrio Obrero y la otra en el asentamiento 2 de Febrero. Hay pedidos para que varios de los lugares para que merienden los chicos se conviertan en comedores populares.

La referente Lilia Calderón destacó que la demanda de ayuda social está en crecimiento constante y contó que en el Municipio han quedado sorprendidos al constatar el fenómeno de la expansión de las necesidades nutricionales. A modo de ejemplo, mencionó que solamente en el merendero de Las Perlas se asiste a 100 niños. Otros pasan de los 150 chicos, en tanto que en los comedores suman varios cientos de personas. Además, desde la organización cipoleña se asisten cada vez más requerimientos de ciudades vecinas.

Para preparar las raciones de almuerzos y disponer de la leche, las masitas o las facturas para merendar, el MPLD cuenta con los envíos de la conducción nacional de la organización, a la vez que cuenta con aportes de productos frescos de la comuna. En la actualidad, sin embargo, casi no se dispone de harina ni de azúcar y los propios integrantes y beneficiarios están dando su aporte.

Pero no queda allí la labor de solidaridad en marcha. Con la colaboración de una tallerista del Municipio, se está dando, en la Casa de la Mujer, un curso de preparación de mermeladas. Lo que se produzca se destinará al consumo de las meriendas.

El Movimiento dispone también de roperos comunitarios y pronto abrirá un jardín infantil en el Barrio Obrero. Todas acciones para paliar la profunda crisis que atraviesa la región y el país.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario