El clima en Cipolletti

icon
30° Temp
16% Hum
LMCipolletti policías

Para los policías investigados del Mapu lo que pasó fue en legítima defensa

Desde la defensa de los siete policías investigados abonan esa teoría del caso, en relación al tiroteo ocurrido en la iglesia evangélica, el pasado 17 de mayo.

Los siete policías investigados por supuestas vejaciones, lesiones y un abuso sexual aseveran que lo que pasó el 17 de mayo fue un acto de legítima defensa. Desde la defensa de los sospechosos abonan esa teoría y afirman también que al hecho hay que contextualizarlo.

Recordaron que el pasado 17 de mayo, dos jóvenes entraron a robar armados con una tumbera al predio de la iglesia cercana a la toma 2 de febrero, donde vive un efectivo con su familia. El policía, al escuchar los ruidos, se levantó para ver qué ocurría. Le dispararon y él respondió al tiro efectuado con su arma reglamentaria.

Te puede interesar...

Esa es la versión policial que sostiene la defensa sobre la tentativa de robo.

"Que te entren a robar a tu casa y te disparen con un arma, te pone en un contexto. Fue una situación de máxima tensión y podría haber sido una desgracia mayor, si los disparos mataban a uno ellos. Eso, en el Derecho Penal, se llama legítima defensa o exceso de legítima defensa", indicaron.

Además de los tiros, hubo una pelea cuerpo a cuerpo para desarmar a uno de los ladrones, quien esgrimía un cuchillo de cocina; y en esas circunstancias el policía logró reducirlo. El otro joven no opuso resistencia. Luego acudieron otros compañeros de trabajo de la Comisaría 45 y se los llevaron.

Habría que ver si efectivamente la iglesia es la casa de un efectivo, y hasta dónde llega la propiedad de éste para afirmar que defendió su vida porque estaba en peligro.

No obstante, es cierto que en el lugar se procedió al secuestro de una tumbera en poder de los ladrones. La querella de uno de ellos afirmó que jamás la usaron.

También es materia de investigación si las lesiones que presentaban los detenidos fueron cometidas antes, durante o después que fueron reducidos. Pero nadie discute que se encontraban heridos y debieron ser asistidos por eso en el hospital Pedro Moguillansky.

En cuanto al presunto abuso sexual que investigan la fiscalía y la querella, para la defensa no se sabe realmente si eso ocurrió porque el detenido al que supuestamente habrían abusado no recuerda nada; y eso surge de su denuncia. Existe una probabilidad, pero no está confirmada y por eso se investiga.

A tal efecto, se secuestraron los celulares, cachiporras y otros elementos de los policías cuando el fiscal Guillermo Merlo dispuso un allanamiento en la comisaría del barrio Anai Mapu que se concretó el 21 de mayo. Pero las pericias llevarán un tiempo en las circunstancias actuales que impone la pandemia de Covid-19.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
80% Me gusta
6.6666666666667% Me da igual
0% Me aburre
13.333333333333% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario