Pánico por los precios de la leña y las garrafas de gas

El tarifazo se siente con más fuerza en las tomas. Evalúan movilizaciones.

Cunde el pánico entre la población más humilde ante los tarifazos que se vislumbran, en medio del desbarajuste económico que enfrentan muchos hogares y las mayores dificultades que plantea la temporada fría. Hay temor de que el precio de las garrafas de gas se dispare a más de 400 pesos y se afirma que, ante la incertidumbre, está costando encontrar proveedores del producto. A la par, circulan versiones de que podría darse de baja la garrafa social. A todo esto, el valor de la leña también se ha disparado y son muchos los que esperan que el Municipio expanda el Plan Calor y ayude ante la encrucijada.

Vecinos de asentamientos y barrios irregulares están siguiendo con gran expectativa los acontecimientos. Ayer, referentes de La Alameda, Isla Jordán, Cascada y el Barrio Obrero expresaron su inquietud ante lo que puede convertirse en el invierno más crudo para muchos pobladores.

Ante esto, ayer había viviendas de la periferia cuyos habitantes se adhirieron al apagón contra los tarifazos y por un rato sólo se iluminaron con velas. Por otro lado, el Foro por la Tierra y la Vivienda no descarta una gran movilización popular para exigir que el Estado no abandone a los más pobres.

En la actualidad, el precio de la garrafa comprada en comercios ronda entre 210 y 260 pesos, por lo que si se duplican los valores mucha gente tendrá que limitar al máximo su consumo de temporada y acceder a una menor cantidad de suministros. Además, como alternativa, un mayor uso de leña también se ve muy complicado por los elevados precios que tiene su adquisición en el presente. Así, el bin de leña oscila ya entre 800 y 900 pesos, mientras que una camionada se mueve entre 6000 y 8000 pesos. En algunos casos, se debe pagar la mano de obra para cortar la leña y adaptarla a las necesidades de los hogares, y la mano de obra no baja de los 500 pesos por la changa.

En La Alameda, el dirigente Mario Naranjo alertó sobre el temor que crece entre los vecinos frente a las dificultades que crecerán a medida que se acentúen los fríos y pidió que el Municipio gestione y habilite una conexión a la red de gas que pasa a 30 metros del asentamiento, que está hoy en plena etapa de regularización. En tanto, en la Isla Jordán la referente Alejandra Curinao Acevedo indicó que los proveedores habituales de garrafas no las están suministrando ante la inestabilidad de los precios y refirió que no cesa el asentamiento de más familias en el sector, ante los problemas para alquilar y la caída en los ingresos. Por su lado, Víctor Nahuelpan, de Cascada, destacó el alto precio de la leña y la garrafa y dijo que el Foro por la Tierra y la Vivienda podría definir una gran movilización para que el Municipio ayude a la gente.

$800 vale, como mínimo, un bin de leña. La camionada, $6000.

Al temor por una disparada del precio de las garrafas se suma el aumento registrado en la leña. Mucha gente usa más electricidad en las tomas pero crece el riesgo de incendios.

Exigen más ayuda del Municipio

Los asentamientos que conforman el Foro por la Tierra y la Vivienda se reunirán durante la semana para definir una posible movilización para demandar más leña y más atención del Municipio a las demandas populares, y también para reclamar que se avance en la expropiación de las tierras de todas las tomas de Cipolletti. Los dirigentes Lila Calderón, del Barrio Obrero, y Víctor Nahuelpan, de Cascada, destacaron las reuniones y conversaciones que se mantienen entre los referentes de cada lugar en procura de incentivar la participación y preparar la lucha por sus reivindicaciones más sentidas en esta etapa. Nahuelpan expresó que, de concretarse la manifestación popular, será bien organizada y de mucha convocatoria. “Una persona que cobra 6000 pesos no puede comprar una camionada de leña porque después quedará sin plata”, indicó Calderón.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario