Mutilaron a otro gato en el barrio Villarino

Denuncian que lo caparon con un cuchillo. Se salvó de milagro.

Lamentablemente, otro gato sufrió en carne propia la crueldad de un desalmado. Cuando se daba a conocer la mutilación de Cielo, una gatita de las 1200 Viviendas, otra vecina compartía la tortura que sufrió su mascota, Bayron.

“Como dice el doctor, lo caparon a sangre fría, sin anestesia, pobrecito”, se lamentó Elena Cariman, del barrio Villarino, en diálogo con LM Cipolletti.

Te puede interesar...

Fue el sábado. Al volver de su trabajo, cerca del mediodía, encontró a su gato en el patio de su casa con una hemorragia y parte de sus testículos colgando.

En ese momento, pensó que había sufrido un ataque de perros o se había lastimado en un paredón. Pero no, lo habían atacado. Luego de golpear varias puertas, al fin encontró ayuda en la veterinaria San Andrés, donde recibieron a Bayron y lograron estabilizarlo.

El gato llegó casi desmayado porque recién a las 20, su dueña, después de mucho andar, encontró consuelo en las manos de un veterinario. Por fortuna, Elena había logrado contener la hemorragia con agua oxigenada, evitando así que muriese desangrado. Pero el dolor que había soportado el animal había sido tan grande que se desvanecía en sus brazos.

“Apenas lo vio el doctor, me dijo que no había sido un perro ni era una lastimadura común, este fue un ‘H de P’ que lo cortó con un cuchillo”, recordó la vecina.

Quedó internado, hasta que pudieron estabilizarlo, y el domingo pasado lo operaron. Afortunadamente, su respuesta fue satisfactoria y el lunes le dieron el alta, aunque sigue en recuperación en su casa y con controles periódicos.

“Apenas lo vio el veterinario, me dijo que no había sido un perro ni era una lastimadura común, este fue un ‘H de P’ que lo cortó con un cuchillo”, dijo Elena Cariman, Dueña del gatito atacado en el Villarino

Según contó Cariman, a su gato, de tres años, le tuvieron que sacar todo, porque uno de sus testículos ya lo había perdido y el otro estaba colgando. “Estamos en shock, jamás nos había pasado algo así, ni vimos todo lo que está pasando en las noticias”, aseguró.

Sin embargo, comentó que ya en otra oportunidad sufrió la muerte de un perro boxer envenenado y que otra perrita misteriosamente murió luego de salir al patio de su casa y comer algo.

La vecina no sospecha de nadie en particular, pero cree que a su gatito lo agredieron en cercanías a su casa porque no suele ir más allá de la vereda o de los paredones cercanos del barrio. “Mi gatito no deambula, no se va lejos”, cerró.

Un hospital para las mascotas

El caso de Bayron y las vueltas que tuvo que dar su propietaria para que alguien pudiera auxiliarla reveló una vez más la falta que hace en estos casos un centro de salud que atienda a las mascotas. “No encontraba veterinarias de turno y nadie me quería recibir porque justo ese día estaba sin un peso. Gracias a Dios, Germán, de la veterinaria San Andrés, me abrió sus puertas”, expresó Cariman.

LEÉ MÁS

Isla Jordán: el año que viene se podrá nadar en el río

Cayó un peligroso ladrón: se trata del padre de uno de los protagonistas de la "fuga de película"

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario