Matías Moya: "Gallardo me tiene cariño y espera mucho de mí"

A solas con Matías Moya, el neuquino que ya hizo un gol en River.

Fabricio Abatte / abattef@lmneuquen.com.ar

"¡Cómo me hace acordar de cara y por su frescura a Javier Saviola cuando empezaba!", tiró Sebastián “el Pollo” Vignolo en su relato del gol de Matías Moya a Gimnasia. Fue el 2 de diciembre pasado. A menos de un mes de esa conquista y de vacaciones en la región, el pibe neuquino nos recibió en la casa de su madre en Centenario y se ilusiona con que aquel tanto le abra nuevas oportunidades.

“El gol me ayuda, me da confianza y puede ser que me dé otra chance. Si no es en River, donde quiero, quizás sea en otro lado para tener continuidad. Pero por ese tanto y el buen partido que se hizo ante Gimnasia puede ser que me den una oportunidad más donde estoy”, se entusiasma la joyita neuquina del Millo, quien en el barrio Los Pioneros es el niño mimado y el ídolo de muchos chicos que sueñan con imitarlo.

Te puede interesar...

“Me felicitaron en el vestuario todos mis compañeros por el gol, vinieron los titulares que estaban en el palco y me saludaron. Armani, Mora, todos...”, destaca el gesto de las figuras consagradas del campeón de América. Todo mientras disfruta de los manjares de su madre, algo que cuando está en Buenos Aires tanto extraña el pibe que a los 11 partió a la gran ciudad detrás de su sueño.

“En la pensión me cocinaban pero desde que me fui a vivir sólo a un departamento en avenida Libertador me las tengo que arreglar solo. Es lo que más se extraña”, admite entre risas y con la misma picardía que muestra en la cancha.

Matías con parte de su familia. Varios festejaron con él, otros sufrieron.

"El gol que hice me ayuda, me da confianza y puede ser que también me dé otra chance en River. Es lo que quiero, esa es mi meta para 2019”.Matías Moya, Pichón de crack neuquino.

Buscando continuidad

Recién tiene 20 años y ya hace dos que debutó en Primera. En el club de Núñez lo llevan de a poco en un puesto, el de enganche, plagado de estrellas. Controlar esa ansiedad es la parte más dura para Moyita. “Mi cabeza está en River, pero si no, veré qué me llega. Por ahí aparece una oferta buena para ir a préstamo y tener continuidad”, admite Mati, que en medio de un cumple familiar y de otra tarde de río con amigos se hizo un tiempo para charlar con LM Neuquén. “¿Si se complica en un club que compra tantos jugadores? Por ahí más que nada cuando traen refuerzos de afuera, ahí te tapan porque es lógico, al que viene lo tenés que hacer jugar”, explica lo difícil que resulta meterse en el primer equipo.

4 partidos y un gol para el pibe de 20 años

Moyita jugó poco oficialmente pero siempre dejó buena imagen. También se lució en amistosos.

La banca del Muñeco

Desde el día de su debut ante Independiente se dijo que el entrenador de River, Marcelo Gallardo, sentía “devoción” por él. Y el volante neuquino se siente muy valorado por Napoleón y cuenta cómo lo trata en el día a día.

“La verdad que Gallardo es un técnico que te da mucha confianza. Cuando entreno con la Primera me habla, me aconseja. Me tiene mucho cariño y espera mucho de mí”, asegura el precoz talento regional, que se propone una meta clara para el 2019. “El desafío es ser parte del plantel profesional, quedar fijo y tener continuidad en Primera”, asegura.

Estos de diciembre son de los días más felices del año para Mati, rodeado de sus afectos y amistades. “Vengo siempre para esta fecha. Me gusta por la tranquilidad, el descanso. Ando para todos lados, a mil, con tíos, amigos. Me gusta ir al shopping, al río”, resume Moyita, que ya terminó la secundaria en Buenos Aires. Ahora quiere graduarse de crack en el Monumental.

“Le grité los goles en la cara a mi padrino de Boca”

La superfinal de la Libertadores se jugó el 9 de diciembre, una semanas después de que Matías Moya convirtiera su primer tanto en la Primera del Millo.

Y la promesa millonaria la vio en esta capital en el inicio de sus vacaciones junto a sus familiares. Consultado sobre cómo reaccionó con los goles de sus compañeros consagrados en el Bernabéu, contó entre risas: “Les gritamos los goles en la cara a nuestros parientes de Boca, fue muy divertido, a mi padrino Jacinto Cruces lo volví loco”, cuenta tentado de la risa el pibe de Centenario.

“Muy contento por el triunfo histórico, una alegría para todos los que somos hinchas de River”.

Moyita también se puso contento por su compañero de la región, Ezequiel Centurión, quien integró la lista de buena fe de la Libertadores y viajó con el plantel profesional a la histórica definición en España. “La verdad que Ezequiel se lo merece por como viene trabajando, tener un compañero de inferiores y encima de acá del Valle en la Primera es muy lindo”, elogió Moyita al guardametas.

Matías se siente local en Centenario. “Me cuidan, me respetan. Si me piden una foto, se las doy pero no cargosean. Gente muy buena”, culmina la estrella del barrio.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario