El clima en Cipolletti

icon
15° Temp
14% Hum
LMCipolletti internado

Mario, el joven del milagro en medio de la pandemia

El cipoleño de 33 años pudo volver a su casa tras 57 días internado por Covid, de los cuales 44 los pasó conectado a un respirador mecánico.

El joven cipoleño que enfermó de coronavirus en julio y pasó 57 días internado en el hospital y 44 conectado a un respirador, fue dado de alta y ya se recupera en compañía de su familia. “Lo primero que me dijeron cuando desperté es que fui un milagro”, contó.

Cuando ingresó a la terapia intensiva y fue conectado a un respirador mecánico por una grave neumonía bilateral producto del Covid-19, los médicos le habían dado una expectativa de vida de 48 horas. Pero las fuerzas de vivir fueron más fuertes. Mario Mardones, de 33 años, pudo salir adelante y de a poco se está rehabilitando.

Te puede interesar...

“Me acuerdo muy poco de lo que pasó, fueron muchos días dormido. Sólo me acuerdo que tuve fiebre y fui al médico y me hicieron el hisopado, pero me dio negativo. Me dejaron internado y el segundo hisopado me dio positivo. Ahí me durmieron y empezó todo lo feo”, relató en diálogo con LM Cipolletti.

El lunes 13 de julio hizo la primera consulta al médico y quedó internado, y el viernes 17 ingresó a terapia intensiva con respirador tras una complicación respiratoria. Estuvo 44 días conectados a la máquina, y este martes logró salir con el alta médica. En total fueron 57 días los que pasó en el hospital Pedro Moguillansky.

“Cuando me despertaron no me podía mover, ni hablar; tenía una válvula en la garganta por la traqueotomía. Recuerdo que la médica me preguntaba si quería seguir viviendo, le respondía que sí, y me decía que tenía que pelearla para salir adelante. De a poco me empecé a mover con la rehabilitación y las sesiones de kinesio. Me decían que fui un milagro, que el 70 por ciento de los pacientes que entran con un estado grave como yo, no salen”, explicó el joven, rodeado ya de su esposa y su pequeño hijo de un año.

mario mardones

Este martes Mario salió del hospital, con alta médica. Su familia lo esperó en sus autos y lo acompañaron con una caravana hasta su casa del barrio Villarino. Fue toda una gran emoción, pero nadie se le podía acercar para darle un abrazo. Para eso habrá que esperar.

“Siempre me cuidé y no sé cómo me pude contagiar. Ahora me cambió la vida, yo le tenía respeto al Covid pero ahora tomé dimensión de lo realmente grave que es. Ese fin de semana de julio no me bajaba la fiebre, y me asusté. Dicen que cuando salís de terapia no sos el mismo porque estuviste muy cerca de la muerte. Antes pensaba que el virus era quizás algo simple, pero me di cuenta que no, que hay que cuidarse y mucho. El hospital está saturado; todos los días veía cómo entraba y salía gente, los médicos hacen lo mejor que pueden, y gracias a ellos yo y muchos más hoy están vivos”, expresó.

Según le indicaron, quizás el sobrepeso le jugó una mala pasada para que su cuadro fuera tan grave. Es un joven de 33 años sin patologías, y no se entendía por qué su caso había sido tan fuerte. Por la larga internación, Mario perdió 26 kilos de masa muscular.

“Gracias a toda la salud pública; me salvaron la vida”, finalizó.

Embed

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

16.666666666667% Me interesa
79.166666666667% Me gusta
0% Me da igual
4.1666666666667% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario