Mano dura con los piquetes

El Municipio quiere multar a los organizadores de cortes de calles.

El Municipio cipoleño podría convertir en una contravención el corte de calles por protestas sociales y multar a sus organizadores. El secretario de Gobierno, Bruno Bordignon, se puso al frente de la batalla contra los bloqueos y pidió a la comunidad no naturalizar este tipo de protestas, a las calificó de “delictivas”, y aseguró que están trabajando para que sean incorporadas al Código Contravencional de la ciudad.

Los cortes de los puentes que unen Cipolletti y Neuquén suelen generar un caos de tránsito entre ambas provincias y el enojo de cientos de vecinos que deben cruzar el río por trabajo o estudio.

Te puede interesar...

Bordignon, que llegó a la secretaría de Gobierno hace apenas un año, se puso firme y planea que sea la ciudad la que sancione los reclamos callejeros, ante la falta de respuestas de las autoridades judiciales y provinciales. La iniciativa es de complejo cumplimiento en los puentes, ya que la ruta es de jurisdicción nacional.

“La inmensa mayoría no quiere más piquetes. Queremos vivir en orden y con libertades. La Constitución es clara, y el derecho a peticionar no implica afectar el derecho a circular. No puede ser que en el Valle naturalicemos que cada vez que vayamos a Neuquén tengamos que averiguar si está o no cortado el puente. Esto es una frustración”, expresó Bordignon.

Agregó que protestar y peticionar es correcto, pero no lo es cuando se utilizan métodos “delictivos”. “El Código Penal prevé condenas de tres meses a dos años a quienes impiden el normal tránsito. Esto está vigente, sin embargo, no se cumple. Los funcionarios del gobierno y de la Justicia tienen una enorme responsabilidad ante esto. Un juez no puede estar tan condicionado al respecto”, afirmó el funcionario.

Respecto de la modificación del Código Contravencional, afirmó que la idea es incluir al listado nuevas prácticas, entre las que mencionó el corte de calles, la quema de neumáticos, ensuciar la vía pública, pintar y hacer pegatinas, entre otras. “Estas prácticas, delictivas, casi siempre van de la mano de las protestas. Esto permitirá que el inspector pueda identificar al contraventor y su posterior sanción. La reforma lleva tiempo, como todo proceso legislativo, pero tenemos esperanzas de poder llevarla a cabo antes de que finalice el año”, contó en diálogo con LM Cipolletti.

Dijo que el piquete solía ser la última instancia para solucionar un conflicto, pero ya no es así. “Hoy, cuatro personas te cortan la ruta. Incluso lo anuncian con anticipación”, cuestionó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario