Mañana se conocerá cuándo quedará en libertad Kielmasz

La audiencia pasó a un cuarto intermedio y se resolverá a las 8.30 en la Ciudad Judicial de General Roca.

La audiencia de revisión de trámites de ejecución penal por la decisión del juez Juan Pablo Chirinos de conmutar la pena de Claudio Kielmasz a 25 años de prisión comenzó hoy a las 13 en la Ciudad Judicial de General Roca pero se resolverá mañana a primera hora.

El abogado de la familia González, de dos de las víctimas, Marcelo Hertzriken Velasco, comentó en diálogo con LMC que pasarán un cuarto intermedio que arrancará a las 8.30 aproximadamente.

Te puede interesar...

Al respecto de la audiencia que se realizó el día de hoy, comentó que volvieron a plantear que Chirinos "no tiene competencia de decidir o modificar una sentencia y que, conforme a la Constitución de Río Negro y el Nuevo Código de Procedimientos, "sólo una sentencia firme puede ser modificada por un recurso de revisión en el Superior Tribunal de Justicia o conmutada solamente por el gobernador".

A su vez, Hertzriken Velasco señaló que "lo más probable es que la decisión (de Chirinos) sea revocada". El tribunal estuvo integrado por los jueces Daniel Tobarra, Emilio Stadler y Óscar Gatti.

Por su parte, el defensor oficial Gustavo Viecens solicitó que se rechace el recurso de los acusadores y se confirme el fallo de la instancia anterior. En el mismo sentido se expresó Kielmasz, quien participó de la audiencia por videoconferencia desde el establecimiento penal donde se encuentra detenido.

¿Por qué el juez fijó la condena en 25 años de prisión?

El 6 de febrero, el juez de Ejecución Penal Juan Pablo Chirinos rebajó la pena de Claudio Kielmasz a 25 años y reiteró en la audiencia que el imputado ya está próximo a agotar su condena. Según explicaron fuentes judiciales, el cálculo surge de lo establecido por el Código Penal antes y después del 2004 con la aprobación de la Ley Blumberg.

Como Kielmasz fue condenado a perpetua en el 2001 -cuando la pena máxima aún era de 20 años- y sigue estando preso hasta la actualidad –siendo hoy la máxima de 35 años-, el juez habría realizado un promedio de penas antes y después del 2004. Y teniendo en cuenta que no es reincidente, obtuvo la cifra final de 25 años de pena.

Sin embargo, en este caso se hizo valer la ley del “dos por uno” (derogada en 2001), que permitía computar doble los años pasados en prisión sin sentencia firme, y Kielmasz había pasado 4. Por esta razón, y en el caso de que la resolución sea aprobada, el imputado saldría en libertad por agotar condena en el 2020, o incluso antes.

Por su parte, el abogado querellante Marcelo Hertzriken Velasco aseguró: “Kielmasz fue condenado a perpetua y cualquier modificación en la pena la tiene que hacer el Tribunal Superior de Justicia, no un juez”. Por eso lo recusó.

Penas más duras a partir de la famosa Ley Blumberg

En el 2004, la Ley Blumberg modificó los artículos 13, 14 y 15 con respecto al beneficio de libertad condicional para los casos de delitos de prisión perpetua considerados aberrantes -homicidios agravados, delitos contra la integridad sexual seguidos de muerte, delitos contra la libertad individual y torturas donde se produjera la muerte intencional de la víctima-. En estos casos se incrementó la pena máxima de 20 a 35 años de cumplimiento efectivo.

De esta manera, una condena que supere los 35 años puede ser considerada inconstitucional en base a los tratados de Derechos Humanos -que tienen jerarquía constitucional- y quien alcance esta suma podrá obtener la libertad por resolución judicial, previo informe del establecimiento de los peritos. En el caso de Claudio Kielmasz, él fue condenado antes de la sanción de esta ley, mientras que el juez dispuso que su pena fuera de 25 años de prisión.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario