Los comerciantes quieren crear un barrio para pymes

Impulsarán un loteo para albergar a proyectos que resultan chicos para el parque industrial.

Emprendedores y comerciantes quieren desarrollar un barrio para pymes en un área de 500 hectáreas, con el objetivo de dar cabida y empuje a muchas iniciativas novedosas que no pueden encontrar su nicho en el parque industrial. Talleres de costura, atelieres de arte, trabajos en carpintería y cerámica y otros microdesarrollos con mucho potencial forman parte del proyecto que presentarán al Ejecutivo municipal.

En la mente de sus impulsores está la imagen de un gran paseo comercial que potencie el desarrollo, genere trabajo y encuentre su identidad.

El barrio constará de 100 lotes de 300 metros cuadrados cada uno y permitirá la compra de hasta tres lotes por persona, como máximo. Dentro de cada propiedad, los emprendedores tendrán que levantar un salón de usos múltiples. Si quieren, podrán construir también su propia vivienda. Se desarrollará en una parcela con todos los servicios (gas, luz, agua) y con acceso directo a calles troncales para dirigirse a Neuquén o Roca sin atravesar el centro de Cipolletti.

La iniciativa es de la Cámara de Industria y Comercio, aunque surgió del grupo de mujeres que se conformó el año pasado. “Tenemos muchas expectativas. Es un proyecto único en su tipo. Esperamos conseguir el permiso y mejores precios”, expresó una de sus referentes, Marcela Yema.

En diálogo con LM Cipolletti, comentó que promueven la creación de un barrio pyme para darles respuesta a los emprendedores que tienen chances de seguir creciendo pero no pueden hacerlo en el parque industrial ni afrontar los costos de un alquiler en la zona urbana.

Además, el parque industrial de esta ciudad –reconocida por Nación como ciudad emprendedora- está colapsado y los lotes que se ofrecen son de mil metros cuadrados. Es decir, no encajan con la necesidad de un pequeño emprendedor.

Esta alternativa responde a esa demanda y a otra necesidad habitacional: el acceso a la casa propia. Es que dentro del terreno, quienes accedan a la compra pueden, si quieren, construir su vivienda (arriba del salón o en el fondo).

“Por un lado, hay muchos que llegan a un grado de crecimiento y luego tienen que irse porque es muy caro salir del galpón de la casa y alquilar en la zona urbana. Por otro, a la gente que ya tiene una pyme le resulta difícil comprar dos propiedades, una para la casa y otra para su empresa, y queríamos generar una alternativa que resuelva ambas cosas”, explicó Yema.

El proyecto será presentado mañana en una reunión con el intendente Aníbal Tortoriello, donde se tocarán otros temas calientes como el estacionamiento medido, la proliferación del comercio ilegal y los altos costos que pagan por una batería de impuestos, entre ellos, la suba provincial de los ingresos brutos.

Averiguaciones

Los gestores de la iniciativa están consultando precios a distintos privados en la zona de las 500 hectáreas y analizan distintas vías de financiación. Mientras tanto, y sin haber lanzado todavía una inscripción, la idea ya cosechó el interés de muchos emprendedores que ven allí la posibilidad de crecer y amalgamar su fuente de trabajo a la necesidad de construir su propia casa. “Es como tirar un balde de agua en un piso seco”, finalizó Yema.

La idea toma como modelo al DVN. Se proyecta como un barrio abierto y con la expectativa de que se transforme en un polo de atracción, que nuclee a distintos y novedosos emprendimientos. Funcionaría a través de la cooperativa de jóvenes empresarios.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario