Los chicos de Cipo crecen y quieren ganarse un lugar

Morales y Romero ingresaron desde el banco ante Arsenal y demostraron.

“¡Vamos, vamos los pibes; vamos, vamos los pibes!”, retumbó desde la popular del Coloso del Ruca Quimey, apenas quedó sellado el pasaje a 16avos. de final en la Copa Argentina para Cipolletti.

El banco de suplentes que dispuso Germán Alecha tuvo nombres desconocidos para el gran público albinegro.

Uno de ellos fue Emanuel Morales, el mediocampista ofensivo formando en las inferiores que en 2017 partió a Añelo detrás de una oportunidad laboral y regresó.

Bajo la batuta de Henry Homann no dispuso de chances. Quedó relegado, más allá de haber sido convocado dos veces.

En una de ellas ingresó apenas 5 minutos, pero regresó a la Liga sin mayor repercusión. Hasta que el sábado, en Cutral Co, Germán Alecha confió en él para el tramo final del partido, en reemplazo de Matías Carrera.

“Si me preguntás a mí, me gusta más de delantero, acompañando a un 9. Pero es cierto que Germán (Alecha) me habla mucho de lo importante que es que yo tome mucho contacto con la pelota. Tiene razón”, respondió el vecino del barrio Del Trabajo.

En el desenlace de un fin de semana de ensueño, el juvenil no ocultó su felicidad. “La Copa es un mundo diferente. Por eso fue todo muy lindo, además la hinchada nos acompañó y fue hermoso”, recordó.

Mirando hacia el futuro, no dudó: “Me quiero quedar. Siempre fue mi sueño jugar en la primera de Cipo. Ojalá se dé. Estoy contento”, cerró tras la victoria por la Confluencia, que se consumó 24 horas más tarde de lo vivido ante Arsenal.

“No es el fin de nada, es el inicio. Hay que trabajar mucho para tener la chance en el Federal”.Enzo Romero. Delantero, hizo uno de los penales.

El mediocampista fue la primera variante en Cutral Co, y el delantero jugó el último cuarto de hora. No pasaron desapercibidos y mandaron sus señales.

Un 9 goleador

No es fácil llegar y en tres meses asimilar tantas cosas. Enzo Romero debió insertarse en el grupo de la Confluencia. Acompañar como un desconocido el desenlace de la temporada en el Federal A y tomar impulso desde el certamen doméstico.

“Todo va muy rápido y se van cumpliendo sueños. De esta Copa no me olvido más, fue mi primera concentración, encima entrar, no me lo esperaba cuando llegué”, reconoció el Aqua.

Con la familia imposibilitada de viajar, lo único que hizo la noche después del partido fue revivir con ellos la definición por penales y la atajada de Mauricio Aquino en la primera que tocó de chilena. “Toda la noche la estuve repitiendo en mi casa. La verdad es que me saca una pelota increíble. Era un golazo”, se lamentó.

Y en la misma sintonía que Morales, miró a futuro: “Este es el principio. No es el fin de nada. Hay que seguir trabajando, pero por supuesto que me encantaría tener la chance con los profesionales”.

Hubo un torneo de penales en la previa

Matías Alasia ya ha dado muestras de ser un verdadero especialista en penales, clave en muchas definiciones a favor de Cipolletti.

Pero en las prácticas previas a Arsenal, el Albinegro encontró otro nombre con esa virtud, aunque para ejecutarlos.

El viernes, último día de Cipo en la ciudad antes de partir a la concentración en Cutral Co, el técnico propuso el juego de un torneo desde los doce pasos.

La zanahoria fue una taza con los colores del club, aunque lo que buscaba Germán Alecha internamente era ver los golpes de pelota y la definición individual.

Allí, el destacado fue Enzo Romero, por eso el DT lo incluyó en la nómina de cinco en el Coloso.

“En La Amistad pateaba siempre. Creo que fueron 20 y erré uno, que me lo atajó Maxi Paniccia (último arquero del Deportivo Roca) cuando jugaba en San Martín”, recordó.

Y como para seguir alimentando la teoría, en la semifinal de la Liga Confluencia que se disputó ayer el 9 volvió a acertar por esa vía en el 4 a 1 del Albinegro ante Unión de Allen.

La orden de que patee fue del entrenador, que se valió de la experiencia vivida en la previa para incluirlo. “Tenía que aceptar la responsabilidad. Fui decidido a pegarle fuerte, no dudé. Se escuchaba todo y uno se pone un poco nervioso, no voy a mentir, pero era mi oportunidad”, reconoció el delantero.

Mauricio Aquino pudo ganarle el primer duelo de la tarde, pero no el segundo, el que fue clave porque luego Alasia le atajó el quinto intento a los de Sarandí y quedó sellada la historia, que será recordada por mucho tiempo por el pueblo albinegro.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario