El clima en Cipolletti

icon
20° Temp
42% Hum
LMCipolletti Máquina

Los arrastró una máquina de carga y siguió de largo

Ocurrió frente a la obra de la Ciudad Judicial. Los damnificados iban a en una Ecosport. Fueron arrastrados dos carriles por una máquina que cargaba áridos.

En la esquina de Puerto Rico y Naciones Unidas, donde esperaban cruzar porque el tránsito era muy fluido, de golpe sintieron un fuerte impacto por detrás y una máquina que cargaba áridos los arrastró de lado a lado. Fueron a parar a la calle Quadrini. Los damnificados, un matrimonio de 59 y 62 años, se movilizaban a bordo de una Ford Ecosport.

En diálogo con LM Cipolletti, Sylvia Orellana, relató lo sucedido: "Veníamos muy despacio porque yo tengo cinco hernias de disco, más en una calle donde transitan las máquinas y hay pozos. Mi esposo le hizo señas a la máquina para adelantarse un poco. Llegamos a la esquina y esperamos porque los autos iban y venían. En eso, sentimos el impacto. Fue en un abrir y cerrar de ojos. El muchacho no frenó la máquina y nos arrastró los dos carriles de Naciones Unidas. Gracias a Dios que justo en ese momento no pasaba ningún vehículo".

Te puede interesar...

Cuando quedaron estacionados en Quadrini, el marido de Sylvia se bajó de la camioneta y alcanzó al conductor de la máquina, quien tras el impacto dobló por calle Naciones Unidas y siguió su marcha, lo más tranquilo, como si nada hubiese ocurrido. "No te vi, yo soy un empleado nomás", le dijo. Y se fue.

Sylvia atinó a sacar una foto para tener pruebas de lo ocurrido, y dieron aviso a la Policía. También se acercó el hijo de la pareja, quien muy enojado por la situación que estaban atravesando sus padres se acercó a hablar a la obra de la Ciudad Judicial, donde lejos de ser empáticos y colaborar con ellos, le contestaron que estaban en una reunión. "Nunca nadie salió de la obra a ayudarnos", expresó la mujer.

Personal de Tránsito se hizo presente en el lugar y se convocó a una ambulancia que trasladó a Sylvia hasta el hospital Pedro Moguillansky, donde permaneció en observación algunas horas. "Estoy con mucho dolor en la parte baja de la columna y en la zona del vientre", contó.

También le duele mucho la falta de empatía y humanidad que tuvo el conductor de la máquina, quien en ningún momento se detuvo para preguntarles si estaban bien, y el personal de la obra que se encontraba trabajando. "Me pareció muy mal, ni siquiera se acercaron", acotó.

"Duele la frialdad del hombre, de no cruzarse y preguntarnos si estábamos bien", confesó la damnificada.

Debido al gran movimiento de máquinas que hay en la zona, consideró que deberían tener más cuidado, restringir el paso de los vehículos o señalizar el lugar.

"Esta vez fue con suerte, la próxima no sé. Y los hago responsables de lo que me pueda pasar, ya que nosotros somos personas adultas y serias que nos conducíamos con mucha precaución", indicó Orellana. Pidió también un poco de empatía.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

5.2631578947368% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
5.2631578947368% Me aburre
89.473684210526% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario