Los accidentes bajaron por las obras y los controles

En las rutas cipoleñas se redujeron los casos con heridos graves.

En los últimos años, la cantidad de accidentes con heridos de gravedad en los tramos cipoleños de las rutas bajó más de la mitad. “En 2016 registramos 28, en 2017 fueron 12 y el año pasado 11. Bajó bastante la cantidad de siniestros graves y creemos que ha sido por los trabajos de prevención que realizamos”, apuntó el jefe de Seguridad Vial, Fabián Fajardo.

En tanto, la cifra de homicidios culposos registrados por la Caminera, en los que también intervino el personal, fue similar: en 2016 fallecieron cuatro personas y durante 2018, cinco.

Te puede interesar...

Estos hechos no necesariamente ocurrieron en los cuatro puntos de conflicto más importantes que registró la Policía Caminera, de acuerdo con el índice de siniestralidad: Ruta 151 y Mariano Moreno; rotonda de 22 y 151; Ruta 22 y Lisandro de la Torre; y Ruta 22 y Toschi, puntos de accesos a la ciudad.

En 2018, estos fueron los puntos de mayor riesgo para la seguridad vial de los automovilistas, de acuerdo al número de llamados que ingresaron a la unidad policial y el Comando Radioeléctrico. Desde daños materiales hasta siniestros con consecuencias gravísimas para la vida al transitar por rutas que atraviesan a esta ciudad.

Si bien los accidentes fatales o con lesionados graves no son coincidentes, esos lugares representan la generalidad de los casos.

Menos choques por obras

Fajardo ejemplificó que, en 2017, la Ruta 151, en el kilómetro 3 -el acceso por Circunvalación-, era uno de los puntos más conflictivos para el tránsito. Sin embargo, el emplazamiento del tercer puente y la rotonda que se ejecutó bajaron la siniestralidad, a tal punto que en ese lugar prácticamente no se registran accidentes.

Algo parecido ocurrió con el denominado “cruce de la muerte”, de la Ruta 22 y la Isla Jordán. “Dejó de ser un punto de conflicto a partir de que colocamos una patrulla en el lugar”, advirtió Fajardo. Y agregó: “También colaboró el ensanchamiento de la Ruta 22. Aunque la gente esté enojada con esa obra, dejamos de tener accidentes graves, que sí sucedían antes del inicio de la obra, desde el kilómetro 1204 –que es el límite entre Oro y Allen- al kilómetro 1212 (la entrada a la Isla Jordán). Los autos ahora tienen que conducir despacio”.

En tanto, Fajardo aclaró que si bien la rotonda de Ruta 151 y Ruta 22 sigue siendo un punto conflictivo para el tránsito, desde que fue habilitado el tercer puente, el índice de siniestralidad bajó de forma considerable.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario