Las tobilleras no avisan y fiscales alertan a los jueces

En una audiencia realizada días atrás, se hizo referencia al incidente protagonizado por Méndez.

Gustavo Arroyo

arroyog@lmneuquen.com.ar

Te puede interesar...

Lo que iba a ser un trámite sin sobresaltos para solicitar la prórroga de la preventiva que recae sobre la condenada Irene Méndez por el crimen de Eduardo Honores se transformó, una vez más, en cuestionamientos respecto del sistema de monitoreo de las tobilleras electrónicas. De acuerdo con fuentes policiales, hay un gran malestar por lo sucedido con la mujer, que se fugó luego de arrancarse el dispositivo electrónico.

En concreto, la búsqueda de Méndez encabezada por la Brigada de Investigaciones de Cipolletti y efectivos de la Comisaría Cuarta fue posible por la presentación de un vecino de Centenario que encontró la tobillera y enseguida concurrió a la Comisaría Quinta de esa ciudad para entregarla. A partir de ahí, hubo una comunicación con la Policía rionegrina y luego el Ministerio Público Fiscal de Cipolletti, activándose una búsqueda que fortuitamente terminó con la aprehensión de la mujer condenada por el asesinato de Honores.

De igual modo, los fiscales de esta ciudad no dejaron de prestar atención al sistema y las irregularidades, con un dispositivo que no alertó a las autoridades cuando Méndez lo rompió.

La situación, destacaron las fuentes, fue expuesta en la audiencia desarrollada en la semana que pasó, donde se confirmó la prórroga de la preventiva a Méndez. El fiscal jefe Gustavo Herrera se encargó de plantear su inquietud ante el tribunal integrado por Álvaro Meynet, Florencia Caruso y Julio Martínez Vivot, quienes tomaron nota de la advertencia.

La posición adoptada por Herrera no es nueva en lo que se refiere a la Cuarta Circunscripción Judicial y hay un antecedente del año pasado, cuando otro integrante del Ministerio Público, Guillermo Merlo, se refirió sobre el asunto ante el juez Marcelo Gómez, quien presidió una audiencia con el hijo de Ruth Montecino como protagonista. Este último tenía un control mediante tobillera y, supuestamente, sus movimientos eran rastreados desde la central que controla los dispositivos. Sin embargo, recalcaron las fuentes, las autoridades nunca se enteraron de que el joven había abandonado su domicilio.

En aquella oportunidad, desde el Ministerio de Seguridad provincial, y principalmente desde la Unidad de Arresto Domiciliario por Monitoreo Electrónico (UADME), salieron a aclarar que el sistema funcionaba de manera correcta y que no había ningún temor sobre posibles fugas.

Sin embargo, a ese primer incidente se agregó el hecho de este año ocurrido con Méndez y volvieron los fantasmas sobre el monitoreo de las tobilleras y pulseras electrónicas.

Otros condenados pueden pedirlas

Mientras que Irene Méndez perdió el beneficio del monitoreo mediante una tobillera, otros condenados están en condiciones de reclamar este seguimiento. Uno de los casos es el de los integrantes de la megabanda.

En la Cuarta Circunscripción, uno de los primeros en utilizar el dispositivo durante sus salidas transitorias fue el ginecólogo de Cinco Saltos Carlos Anzaldo.

LEÉ MÁS

Buscan que ladrón quede preso por matar en la ruta

Llamaron a declarar a Aguiar y a su hijo por una protesta en el PAMI

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario