Las Perlas: el puente de la Isla como opción a la municipalización

Para radicales y peronistas, el nuevo viaducto tiene que facilitar la integración del poblado.

Para dos fuerzas políticas rivales como el radicalismo y el peronismo, la reciente inauguración del puente de la Isla Jordán representa una oportunidad para planificar el desarrollo de las tierras de la Margen Sur y para ratificar la pertenencia de Las Perlas a Cipolletti.

En ambos nucleamientos políticos prevalece la postura de que las políticas a implementar deben incluir y no excluir al poblado ubicado a orillas del río Limay, al que se debe dotar, como a cualquier otro barrio local, de la infraestructura, los servicios y todo lo necesario para un crecimiento armónico.

En el caso de la UCR, su titular, Bruno Bordignon, fue categórico en cuanto a que el territorio pertenece a Cipolletti y, por tal motivo, ahora que se cuenta con el puente de la Isla Jordán se debe avanzar en la mejora del camino de ripio que conecta con Las Perlas, el cual deberá ser pavimentado para el progreso de la zona.

Enfatizó que su punto de vista está “totalmente desencontrado” con el que ha manifestado el intendente Aníbal Tortoriello, quien es proclive a conceder la autonomía del paraje. “Para los cipoleños, y he hablado con muchos, Las Perlas debe seguir formando parte de Cipolletti”, afirmó y dijo que cualquier decisión sobre el poblado “no puede ser tomada sólo por un gobernante de turno, municipal o provincial. En esto debe intervenir la Legislatura, y son los cipoleños los que deben expresarse y votar si corresponde la municipalización o no”.

Por su parte, el dirigente peronista Oscar Rodríguez también puso de relieve las renovadas posibilidades que se plantean para las tierras al sur del río Negro, incluida la comunidad perlense, para la cual “la municipalización no resuelve nada”.

Al contrario, alertó de que los cientos de millones de pesos que requeriría su autonomía “se los sacarían a la coparticipación de Cipolletti”, y ni siquiera así se podría asegurar el progreso del lugar. En cambio, con una planificación como parte de la ciudad “se mejorarán las condiciones de vida y la infraestructura, y se consolidará la identidad cipoleña y rionegrina de los habitantes”.

El referente expresó, además, que “sin quitarle méritos a Julio Rodolfo Salto, el puente podría haberse llamado también Mario Franco porque en su gobierno se licitó la obra pero no se hizo por la dictadura de 1976”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario