Las nuevas viviendas del Distrito no tienen gas

Falta la obra para extender el servicio hasta los nichos particulares.

Los nuevos planes de viviendas del Distrito Vecinal Noreste aún no tienen acceso al gas. Las familias se las arreglan como pueden ante la primera ola de frío invernal y nadie se hace cargo por la falta de la obra de infraestructura.

Uno de los vecinos que recibió hace algunas semanas la llave de su casa en el Distrito Vecinal -en el marco del programa federal plurianual de construcción Techo Digno- denunció públicamente que son muchas las familias que aún no cuentan con gas y que están habitando las unidades sin ningún tipo de calefacción.

Te puede interesar...

Si bien las casas fueron terminadas por el IPPV, desde el organismo explicaron que la obra de red de gas faltante fue gestionada hace muchos años por las cooperativas de viviendas y que, en la actualidad, la situación escapa a su responsabilidad.

El cipoleño que sacó a la luz el problema, quien prefirió mantenerse en el anonimato para evitar represalias, comentó en diálogo con LMC que decidió no mudarse a su casa nueva porque tiene hijos y no quiere que se enfermen por el frío, ya que las temperaturas en el barrio bajan de 3 a 5 grados respecto del resto de la ciudad. No obstante, confesó que tiene miedo de una usurpación y que por esta razón se ve obligado a pasar tiempo allí para evitar que la situación se complique.

Desde el IPPV aseguraron que la obra dependía de las cooperativas. Las familias sabían, pero piden soluciones ante la llegada del frío invernal.

“Me parece bueno hacer público lo que nos está pasando. En mi caso, recibí la casa hace algunas semanas junto a otras cien familias y creí que las iban a entregar con gas, pero no fue así. Entre todos decidimos acercar el reclamo a los lugares que consideramos correspondientes, pero nadie se hizo cargo. El día de la entrega nos dijeron que Unter, por ejemplo, había firmado un convenio con el Ejecutivo municipal en el que establecía que en 15 días les debían conectar el gas. El problema es que aún no pasó nada y no se puede seguir así”, sentenció el hombre, quien pertenece a la Cooperativa Unión Sur.

Sin caños

A su vez, explicó que cuando recibió las llaves de su hogar junto a sus vecinos, contrataron a un gasista para que hiciera las conexiones. “Ahí fue cuando nos enteramos de que no se trataba de algo simple, sino que faltaba una obra. Nos dijeron que no había gas desde la vereda hasta el nicho y que, sin los trabajos pertinentes, no había forma de contar con el servicio”, aseguró.

Y relató: “Desde ese momento siempre hubo un problema por el cual esa obra nunca pudo iniciarse. Lo último que nos enteramos por parte de la cooperativa es que la máquina que iba a hacer los trabajos se rompió, y nos pidieron $100 a cada uno para arreglarla. Es muy extraño y ya no sabemos a quién recurrir”.

--> Problema previo a la construcción

Factibilidad. Desde el IPPV no solo deslindaron su responsabilidad, sino que afirmaron que los proyectos de las cooperativas para hacer la obra nunca fueron aprobados.

Proyecto municipal. Los servicios son necesarios para la habilitación de un loteo. En muchos casos, los permisos se otorgan con un certificado de factibilidad. En las casas que tramitó la Muni no fue así.

“Querían recibir las casas como estaban”

El titular del IPPV, Jorge Barragán, explicó que no tienen responsabilidad sobre la falta de gas ya que fueron las cooperativas de viviendas “las que contrataron hace ya muchos años los servicios de la red de gas y que, hasta el día de hoy, no fueron aprobadas”.

El funcionario aseguró que la falta del servicio no fue una sorpresa: “Yo puse en consideración si querían que las casas se entregaran sin gas o si preferían esperar. La nota que firmaron decía que las querían recibir como estaban”, informó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario