El clima en Cipolletti

icon
Temp
70% Hum

Las mamás se visten de leonas

En el Club San Martín formaron un merendero para los deportistas.

Entrenar duro, con frío -a veces con lluvia-, de tarde o de noche, tiene premio para los deportistas de las divisiones formativas del Club San Martín. Un grupo de madres se organizó para crear un merendero y ofrecerles a los jugadores algo calentito para llenar el estómago antes de volver a casa.

La iniciativa surgió desde la subcomisión de fútbol y las familias “sanmartinianas”. Desde hace poco más de un mes, los lunes, martes y jueves, un grupo de mujeres empieza a poblar el salón del club desde las 17, en paralelo con los niños que llegan para asistir a las prácticas.

Te puede interesar...

A veces cocinan en el lugar, otras en sus casas, y las madres que no pueden asistir al club se encargan de hacer llegar su colaboración. Al chocolate, mate cocido o té lo acompañan con pan casero –en ocasiones con dulce-, bizcochuelos, churros, buñuelos y tortas fritas, entre otras delicias caseras.

200 chicos asisten al merendero de San Martín.

Los lunes, martes y jueves, el club del barrio Don Bosco ofrece a los jugadores de las divisiones formativas una merienda después de los entrenamientos.

“Ellos están re contentos, sobre todo los que entrenan más tarde, que pasan tanto frío. Además muchos salen de la escuela y se van a entrenar sin merendar, así que eso les sirve para que aguanten hasta que lleguen a su casa”, contó Nancy Asencio, una de las mamás colaboradoras. “Es un grupo de familias que trabaja muy fuerte para la institución”, contó Pablo Mellado, presidente de San Martín, quien destacó las actividades realizadas el 9 de julio, en el que se pintaron las tribunas y un paredón de calle Chile.

“La mayoría de las mamás trabaja, pero se las arreglan para ir al club y regalarles a los chicos ese tiempito”. Liliana Paillalef. Mamá colaboradora.

“Ellos están re contentos, sobre todo los que entrenan más tarde, que pasan tanto frío”. Nancy Asencio. Mamá colaboradora

Nancy destacó que quieren extender el merendero todo el año y que hasta el momento no faltó el material humano ni los alimentos para concretarlo. Los elementos salen desde sus hogares, del club y del Municipio.

Cada día, cerca de 200 chicos de fútbol, más las alumnas de hockey y patín artístico, meriendan en el club. De las 17 hasta las 21:30, pasan los chicos al salón, se alimentan y luego se van a sus casas.

“La mayoría de las mamás trabaja, pero se las arreglan para ir al club y regalarles a los chicos ese tiempito”, dijo Liliana Paillalef, otra de las madres que colabora.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario