La usurpación de la Isla Jordán crece a pesar del posible desalojo

Pese a la gran presión judicial y municipal, el asentamiento sumó cuatro familias y ya son 23.

En la toma La Lucha, de la Isla Jordán, aumentó la cantidad de familias que se han asentado. Ahora son 23, con lo que se han sumado cuatro a las 19 que había hasta hace unos días. Los pobladores están decididos a permanecer y la ampliación en su número es una muestra de su determinación, pese a la presión judicial y municipal para que desalojen.

Los ocupantes, niños incluidos, no la están pasando bien, sin embargo. El frío se está acentuando y la prohibición al ingreso de materiales para armar viviendas precarias y, de mínima, refugios contra la intemperie, los está afectando. Por las mañanas, en la zona rural y a una distancia no tan lejana del río, el rocío se vuelve áspero y la necesidad de calefaccionarse como sea se torna urgente.

Te puede interesar...

En los alrededores, en lugares estratégicos, la Policía sigue apostada, buscando un efecto disuasorio y también para impedir que se introduzcan elementos que ayuden a la permanencia.

Mauro, uno de los participantes de la toma, fue categórico ayer en cuanto a que no se retirarán del lugar y que están dispuestos a permanecer “hasta las últimas consecuencias”.

Resaltó la ampliación en el número de familias radicadas y dijo que no aflojarán porque no tienen adónde irse. Además, refirió que en otras zonas de la Isla Jordán se han ido asentando con el tiempo numerosas personas, sin que hayan tenido que enfrentar cuestionamientos judiciales. Sostuvo que en la actualidad hay vecinos instalados incluso a la vera del río Negro y, según sus informaciones, en toda la Isla ya son muchos más de 500 los hogares permanentes. Hasta de gente de altos niveles de ingresos, que cuentan con lotes extensos y piscinas.

“Nos vamos a quedar”, insistió. Y contó que la fiscal Rocío Guiñazú les ha advirtió nuevamente que pueden ser desalojados en cualquier momento. Además, les dijo que cada uno de los ocupantes tendrá que registrarse y brindar sus antecedentes a la Justicia, a la que deberán presentarse al menos una vez al mes.

Ante estos condicionamientos, el poblador manifestó que ahora no tienen pensado participar en ninguna reunión más con autoridad alguna y que coordinarán esfuerzos con Lila Calderón y el Foro por la Tierra y la Vivienda. Precisó, además, que ya cuentan con un abogado que velará por sus derechos.

La toma La Lucha ya cumplió más de 40 días de existencia. Y, en lugar de reducirse, ha experimentado un crecimiento, si bien no desmesurado, sí muy significativo porque se ha producido en un momento de agobio legal y administrativo. Solo el clima y los riesgos del frío, el rocío y la lluvia podrían ser más implacables.

LEÉ MÁS

La Policía se llevó detenido a un caballo en Fernández Oro

Se lastimó la rodilla y deberán indemnizarlo con $150 mil

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario