Oportunamente se condenó a la empresa de medicina prepaga Swiss Medical a arbitrar los medios para la cobertura total y al 100% de los gastos de alojamiento de la afiliada y su acompañante en un hotel de esta ciudad.

La selección del alojamiento no fue caprichosa por parte de la afiliada, sino que el hotel escogido se ajustaba a las condiciones y cuidados extremos que su tratamiento requería. En cambio, la prepaga ofrecía cubrir un alojamiento con menor privacidad y categoría.

El año pasado, la afilada se presentó ante el juez de Familia de Cipolletti Jorge Benatti y reclamó, en el contexto del amparo, que la prepaga había cumplido parcialmente con el fallo. Es decir, le reintegró el 100% del monto de las facturas posteriores a la notificación de la sentencia, en tanto que de las facturas anteriores le fue reconocido sólo el 50%.

Al momento de resolver la cuestión planteada, el juez Jorge Benatti analizó las facturas emitidas por el hotel y las transferencias realizadas por la prepaga a la cuenta bancaria de la afiliada. Concluyó que se le adeudaba la suma total de 9615 pesos. Sin embargo, a ese monto le adicionó los intereses utilizando la herramienta de cálculo de intereses disponible en la página web del Poder Judicial de Río Negro. El resultado por los intereses fue de 7544,25 pesos, lo que arrojó la suma total de 17.159,25 pesos.

En la parte resolutiva, el juez intimó a la demandada para que dentro del plazo de cinco días abonara a la amparista la suma dispuesta en el cálculo de liquidación de deuda.

Los letrados de la prepaga interpusieron recurso de apelación pero el juez lo desestimó con el argumento de que la posibilidad recursiva es sólo para la sentencia definitiva, no para las cuestiones accesorias como en este caso.

La voz del STJ

En consecuencia, el apoderado de la empresa interpuso un recurso de queja ante el Superior Tribunal de Justicia (STJ), que se resolvió en los últimos días.

El STJ sostuvo el criterio del juez, rechazó la queja y recordó que “no resultan apelables los aspectos procesales o colaterales que no hacen a la citada cuestión sustancial (…). Las sentencias interlocutorias que conceden o deniegan medidas cautelares y/o trámites atinentes a la ejecución de la sentencia y las que llevan adelante dicho procedimiento -tal el caso de autos- no tienen carácter de sentencia definitiva”.

$17.159,25 tuvo que pagar la prepaga a su afiliada por hotelería.

La mujer vino en el 2015 a Cipolletti a someterse a una tratamiento de radioterapia, pero la obra social no le quería cubrir el 100% del hospedaje, lo que motivó un recurso de amparo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario