La planta de agua, al límite

Creció el consumo por el calor y el sistema está al borde del colapso.

Por estos días de intenso calor, los vecinos de esta ciudad incrementaron su consumo de agua no menos de un 30 por ciento. La planta potabilizadora está funcionando al límite de su capacidad y el titular local de ARSA, Claudio Celiz, pidió a la población que cuide su consumo. Aseguró que la situación por ahora es “manejable”, aunque en la zona este de esta ciudad ya hay reclamos puntuales de vecinos que se quedaron sin agua o tienen baja presión.

“Normalmente, Cipolletti tendría que consumir no más de 30 mil metros cúbicos por día, tendiendo en cuenta que una familia tipo consume alrededor de mil litros diarios. Sin embargo, en la actualidad se están consumiendo entre 48 y 51 mil metros cúbicos (lo que equivale a 48 y 51 millones de litros)”, advirtió el referente zonal.

Todo ese caudal que inyecta la planta a la red incluye también el aporte que recibe de los filtros de Fernández Oro.

Con esos valores, y ante las persistentes y elevadas temperaturas que registra la región, Celiz estimó que los vecinos cipoleños han incrementado su consumo alrededor de un 30 por ciento. La realidad es que se consume mucha agua, mucho más de lo razonable y sugerido por organizaciones mundiales que cuidan de este vital recurso.

Insistió en que lo justo sería consumir mil litros por día en el hogar de una familia tipo; y aun así, Cipolletti estaría muy lejos de las cantidades que se utilizan en algunos países europeos, donde el consumo promedia los 300 litros por día.

El escenario más complicado sería que la planta se pare frente a eventos climáticos o cortes eléctricos, en cuyo caso lleva un día y medio recuperar su caudal para que el agua vuelva a fluir por toda la red. “La situación no es crítica, es manejable, pero necesitamos que la gente colabore, que no derroche, ya que podríamos bombear un 25 por ciento menos de agua”, sostuvo Celiz.

Dijo que es notable la cantidad de mangueras abiertas que se observan en distintos puntos de la ciudad, inundando las calles, como también son frecuentes los lavados de autos. “Eso se ve por todos lados”, acotó, y recomendó limitar el uso de ese recurso para la alimentación y la higiene personal y de la casa.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario