La obligan a pagar un lavarropas que no anda

Una vecina tuvo que recurrir a la Oficina del Consumidor por la frustrante compra del artefacto.

Una vecina cipoleña denunció que una reconocida cadena de electrodomésticos de la ciudad le vendió un lavarropas defectuoso y que se negaron a cambiarlo por uno nuevo cuando se acercó a hacer el reclamo. El producto tampoco contaba con el núacmero de serie, sumamente necesario para su identificación, por lo que el servicio técnico se negó a pedir los repuestos para su posterior arreglo.

La damnificada se llama Sandra, tiene 45 años, es trabajadora de casa particular y mamá de tres nenes. El día que se acercó a Frávega para realizar la tan esperada compra todo parecía estar encaminado. Había elegido un lavarropas que se ajustaba a sus necesidades y que, a pesar de tener un valor elevado, pudo financiar con un plan de 18 cuotas que la empresa le ofreció.

Te puede interesar...

Sin embargo, al llegar a su casa se dio cuenta de que algo no estaba bien porque no prendía ni funcionaba. Lo observó y analizó para determinar cuál era la falla, pero no pudo encontrar nada fuera de lo normal. Cuando se contactó con los representantes del comercio, le dijeron que el servicio, a cargo de Electrónica Gatti, se iba a acercar para realizar el diagnóstico y luego repararlo, algo que nunca ocurrió.

En diálogo con este diario, Sandra explicó que los técnicos tocaron la puerta de su casa al menos dos meses después de haber formalizado la queja. “Ellos me dijeron que el lavarropas no tiene número de serie y que sin eso no pueden mandar a pedir los repuestos ni recurrir a la garantía. En ese momento me cansé, y le pedí a la empresa que me dieran uno nuevo directamente porque era lo que estaba pagando, pero no obtuve ningún tipo de respuesta”, agregó.

Harta de la amarga espera, tomó la decisión de realizar una denuncia ante Defensa al Consumidor, donde se encargaron de pautar una audiencia de conciliación. No obstante, a la reunión sólo se acercó un representante de LG –marca del producto en cuestión-, mientras que Frávega y Gatti no asistieron.

“Como a la audiencia no se presentaron los responsables, LG dijo que, si no tenían el número de serie, no podían hacer nada”, se lamentó la denunciante.

“Se daba por cerrado el caso”

Sobre la audiencia de conciliación, la vecina puntualizó: “La empleada que nos atendió nos hizo firmar un documento en el que se daba por cerrado el caso, lo cual me indignó mucho y me dejó confundida. También me recomendaron realizar una denuncia en el Juzgado de Paz, para iniciar un proceso de menor cuantía, pero me dijeron que como el electrodoméstico superaba los 30 mil pesos, la demanda no era viable”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario