La Muni ofertará 120.000 dólares por las seis hectáreas del Barrio Obreo B

Se empieza a definir el destino urbano de la zona. Hay negociaciones de las autoridades oficiales con el propietario de las tierras del sector, Reinato Apablaza.

El Ejecutivo municipal le ofreció al propietario de las tierras del Barrio Obrero B pagarle 20.000 dólares por cada una de las 6 hectáreas donde se encuentra el asentamiento, actualmente en proceso de expropiación. Como la cifra le sigue pareciendo al dueño demasiado reducida, se abrió un canal de negociación, en procura de acercar las posturas de las partes.

Como segunda alternativa, desde la comuna le plantearon a Reinato Apablaza, el titular de las tierras, la oportunidad de canjearle su propiedad por lotes municipales ubicados en otros puntos de Cipolletti.

Te puede interesar...

Hace unos días, se reunieron Apablaza y su asesor legal con el intendente Aníbal Tortoriello y el abogado de la Dirección de Desarrollo Territorial, Mariano Ravidoy. Allí se lanzaron las opciones para cerrar un acuerdo, que todavía parece lejos. Lo importante es que se inició una etapa de diálogo, en la que unos y otros están interesados en alcanzar un acuerdo.

Por el total de hectáreas en juego, el monto que percibiría el propietario es de 120.000 dólares, los que, trasladados a moneda nacional, con un cambio que rondó ayer los 58 dólares, implicaría la cifra de 6.960.000 pesos.

La propuesta municipal dista mucho de lo que pretende Apablaza, quien hace ya un tiempo había tasado su predio en cerca de 1.000.000 de dólares. O sea, 58.000.000 pesos de hoy. Pero el dueño de las tierras ratificó ayer su decisión de rebajar sus planteos hasta unos 750.000 dólares, es decir, 43.500.000 pesos.

Vale enfatizar que el reflejo en pesos de lo que se baraja en la divisa estadounidense es solamente en carácter ilustrativo, dada la alta inestabilidad que viene experimentando el mercado cambiario argentino.

El dueño se manifestó dispuesto a seguir hablando sobre los números en busca de un acercamiento y también destacó como una alternativa posible la del canje de propiedades. “Siempre es bueno poder conversar”, enfatizó. Sin embargo, la apertura de las negociaciones se tardó en llegar. Apablaza la esperó un lapso prolongado, con la inquietud que eso provoca. Por fortuna, antes que cundiera el desánimo, la oportunidad se presentó.

“El problema de la toma se podría haber normalizado antes. En los 10 años que tiene el asentamiento, se pudo haber recaudado por Rentas, por tasas y por los servicios básicos de la luz y el agua, a los que las familias se han colgado. Hasta el gas se podría haber instalado y cobrado. Pero nada de esto pasó y seguimos esperando una definición”, afirmó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario