La Muni irá a juicio para expropiar en 2 y 10 de Febrero

No se pusieron de acuerdo con el dueño de las tierras en las que están las tomas.

El Municipio también tendrá que ir a juicio para expropiar las tomas 2 y 10 de Febrero, las más grandes de esta ciudad. Pedirá a la Justicia que abra una cuenta para hacer un depósito judicial al propietario por el valor fiscal de esas tierras. Mariano Radivoy, asesor legal del Ejecutivo local, dijo que ya preparan toda la documentación para presentar la demanda en la Justicia civil, como se procedió la semana pasada con el Obrero A, ante la falta de acuerdo con sus dueños.

Era previsible este final, ya que había una enorme distancia entre lo que pedía el propietario y lo que podía dar el Ejecutivo, de acuerdo al valor fiscal más el 30 por ciento que fija Rentas. No se pudo salvar esa diferencia, pese al diálogo sostenido, y la negociación fracasó.

Te puede interesar...

Por esas tomas, el Ejecutivo tiene previsto realizar un depósito judicial de alrededor de $10 millones, una vez que ingrese la demanda a la Justicia y salga el número de expediente. Son tres chacras (32,5 hectáreas) que más o menos equivalen a la mitad de la tierra a expropiar.

Incluso, es probable que el Municipio resuelva también de esta manera el conflicto que se cierne sobre el Barrio Obrero B, si el Concejo Deliberante no trata ni aprueba el proyecto de ordenanza que presentó el Ejecutivo para ampliar el destino de 13 parcelas de dominio público, con el fin de financiar en parte esa expropiación.

"(Reinato) Apablaza no quiere dinero, quiere los lotes. Por lo tanto, todo quedará supeditado a la última sesión del Concejo Deliberante. Si los ediles le dan curso, hay acuerdo; si no aprueban la ordenanza, como dinero no quiere, estamos obligados a ir a juicio", explicó Radivoy.

Si el acuerdo se cae, entonces el Ejecutivo irá a juicio por cuatro de los cinco los asentamientos a expropiar. La excepción, por ahora, es La Esperanza.

Las parcelas con que las que el Ejecutivo quería negociar un canje están hace más de diez años abandonadas. Con ellas el Estado no hizo nada porque no pueden cumplir el fin de una reserva fiscal ni de un espacio verde, salvo en un caso en el que el lugar fue parquizado.

Son superficies muy bien ubicadas, en barrios residenciales exclusivos pero de reducidas dimensiones para hacer un jardín, una escuela, un hospital, una plaza o una comisaría. A lo sumo admiten la construcción de una vivienda.

El proyecto que amplía su destino original -ya que inicialmente el Municipio quería utilizarlas como parte de pago para financiar el edificio que proyectó en calle Belgrano y el equipamiento o parquizado de algunas plazas de esta ciudad- ingresó en septiembre a la comisión de Obras Públicas. Sin embargo, por alguna razón que se desconoce, su presidenta Marcela Linhardo nunca le dio tratamiento, y ya esta semana ni siquiera va a convocar a los concejales a una reunión legislativa.

Durmieron el proyecto en el Deliberante

“Habría que preguntarle a Linhardo por qué no lo hizo. Yo lo que te puedo decir es que no va a entrar a la última sesión porque es un procedimiento que requiere de debate legislativo, sigue determinados pasos y el tiempo material no nos da para hacerlo ahora”, expresó la presidenta del Deliberante, María Elisa Lazzaretti, sobre el proyecto para destinar lotes municipales al pago para la expropiación del Obrero B. Linhardo no quiso hablar del tema con LMC. Serán los concejales electos los que definan la suerte de este proyecto, aunque es muy probable que antes se resuelva el conflicto con Apablaza, incluso si esto significa ir a juicio, ya que el intendente Aníbal Tortoriello asumió el compromiso de concretar la expropiación de los cinco asentamientos antes de pasarle el mando a su sucesor, Claudio Di Tella.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario