La lluvia trajo más problemas a las tomas cipoleñas

Un triste panorama existe hoy en distintas comunidades por la acumulación de agua, calles anegadas, frío, humedad y peligro de infecciones.

Las recientes lluvias causaron un desastre en varios asentamientos de Cipolletti, donde el barro, los desbordes de los pozos sépticos, el mal olor y el riesgo de infecciones generan gran preocupación entre sus habitantes.

Dos de las tomas más afectadas siempre son Barrio Obrero A y 2 de Febrero. La primera, por las particularidades de la tierra y la ubicación en un sector hundido, en tanto que en la segunda los problemas se multiplican porque casi no tiene trazado de calles y en gran proporción el suelo sigue siendo el de una zona rural abandonada.

En el Barrio Obrero ya hicieron contactos con autoridades municipales para reclamar la presencia de camiones que puedan extraer el agua acumulada. Según se comentó, el intendente Aníbal Tortoriello se comprometió a cumplir hoy con las demandas y ayudar así a aliviar la situación.

En el lugar, la desolación resulta evidente pese a que las lluvias recientes no han sido tan intensas como otras más lejanas. El barro, las aguas servidas en descomposición en la superficie y las dificultades para la circulación han provocado la alarma y la inquietud de los vecinos.

Pero las precipitaciones también se han ensañado con el tramo rural de la calle Naciones Unidas, lindero a las tomas obreras y otros asentamientos y barrios. El agua acumulada en pozones y charcas torna difícil el tránsito vehicular, y más de un automovilista ha debido lidiar con las circunstancias para poder seguir y no quedar atrapado por el fango.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario