La familia de Sebita no podrá acusar al sospechoso

Lo resolvió el tribunal de impugnación. El juicio se reprogramará.

La última instancia a la que había recurrido la parte querellante en la causa penal por el crimen de Sebastián Sapuri también se pronunció en forma contraria a su participación en el juicio oral que se desarrollará en los próximos días. De esta forma, la acusación quedará exclusivamente en manos de la fiscalía cipoleña.

Ayer se conoció el pronunciamiento del tribunal de Impugnación integrado por los jueces Adrián Zimmermann, Carlos Mohamed Mussi y Miguel Cardella, quienes habían escuchado los planteos de la querella sobre sus intenciones de ser parte del debate que servirá para esclarecer las circunstancias del asesinato del joven conocido como Sebita.

Te puede interesar...

Se trataba de una de las cartas definitivas de los querellantes para resolver criterios opuestos en la Cuarta Circunscripción Judicial. De manera inicial, un juez, Guillermo Baquero Lazcano, había aceptado el reclamo de los representantes legales de los familiares de la víctima. Sin embargo, hubo una presentación de la defensora de menores, Elida Lilian Rodríguez, y la magistrada Alejandra Berenguer se pronunció a su favor.

En lo que se refiere a la defensa particular del único acusado, llevada adelante por el abogado Claudio Romero, no hubo ningún tipo de oposición a la intervención de la querella y hasta mencionó que el espíritu de la reforma procesal penal en la provincia promueve una amplia participación de los interesados en ser parte de un proceso penal.

Durante la audiencia de impugnación realizada en Cipolletti a través de videoconferencia, Rodríguez consideró que no había nuevos elementos como para cambiar de opinión y solicitó que se confirme lo sentenciado por Berenguer.

En tanto, uno de los puntos principales en que se apoyó la querella para protestar por su exclusión fue el “interés superior del niño”, remarcando que no se iba a ver afectado. “Es erróneo e infundado basar la resolución en el artículo 37 de la Convención de los Derechos del Niño”, resaltó y, agregó: “La norma se aplica a los supuestos en que el menor se encuentra privado de la libertad y, además, porque de la letra de la misma se desprende (a su criterio) que no alude al órgano acusador sino al órgano de juzgamiento”.

La acusación se centró en un adolescente

El crimen de Sebastián Sapuri ocurrió el 15 de noviembre del año pasado en el barrio Anai Mapu. Las pesquisas sobre el hecho apuntaron en primer término a un hombre mayor y a un menor, que aparecía como el supuesto cómplice. El defensor Claudio Romero se encargó de exigir una nueva pericia vinculada con la supuesta presencia de pólvora en las manos y ropa del principal acusado y un laboratorio forense de Chaco confirmó que no había rastros. A partir de ahí, la fiscalía reencauzó las imputaciones y el adolescente se transformó en el protagonista de la acusación.

La apertura del juicio oral estaba programada para la semana que viene pero muy posiblemente se fije una nueva fecha luego de lo resuelto ayer.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario