El clima en Cipolletti

icon
Temp
65% Hum
LMCipolletti Pablo Parra

La coartada de Parra y la "manipulación" de la investigación

La Fiscalía aseguró que siguió la hipótesis del robo a partir de una escena montada por el sospechoso para evitar ser descubierto.

La detención de Pablo Parra como sospechoso del crimen del femicidio de Agustina Fernández se produjo a más de cinco meses del brutal ataque en el departamento de la calle Confluencia. El caso se investigó como un homicidio en ocasión de robo durante gran parte de ese tiempo, hasta la sorpresiva captura del apuntado por el círculo íntimo de la víctima. La Fiscalía aseguró que "manipuló la investigación" desde el inicio y, sin expresarlo directamente, se admitió que logró desviar su atención.

El fiscal Martín Pezzetta, quien estuvo a cargo de la formulación de cargos por parte del Ministerio Público, detalló cómo elaboró su coartada el técnico en seguridad e higiene que trabaja en una empresa petrolera desde hace casi diez años para burlar las cámaras de seguridad de la ciudad, ingresar al edificio y escapar sin ser visto y presentar pruebas para intentar desligarse de la escena del crimen.

Te puede interesar...

Un lapso de 33 minutos fue la clave para que los investigadores, con aportes centrales de peritos de la querella, desmontaran la versión de Parra al punto de convencer a la jueza Agustina Bagniole en la formulación de cargos. Al imputado le dieron seis meses de prisión preventiva.

Parra, relató el fiscal, salió del complejo a las 19.15 del 2 de julio en su auto. Aseguró que fue a ver a sus padres, pero no lo hizo por el camino más directo. Y no se hallaron imágenes de cámaras de seguridad que lo mostraran en el centro, donde ellos viven. Sin embargo, la Fiscalía no había podido torcer la versión de Parra hasta esta semana.

Según la querella, el auto de Parra volvió a ser visto llegando al complejo poco antes de las 20, en una actitud llamativa: apagó las luces unas tres cuadras antes del edificio en el que vivía.

En esos 33 minutos en los que no hay registros del auto se habría producido el crimen, según la teoría de la fiscalía. Pezzetta aseguró que en ese lapso Agustina envió un mensaje desde su celular, lo que confirma que estaba con vida. Y poco después, su teléfono se apagó. Lo mismo ocurrió con el teléfono que Parra había dejado en su casa, enchufado. El cargador del cable fue encontrado con manchas de sangre.

El fiscal afirmó que Parra quiso fingir un robo. Ingresó a su departamento desde una propiedad contigua, se llevó los teléfonos y revolvió el departamento luego del crimen. Salió por el mismo lugar, como hubiese hecho un ladrón.

Según esa hipótesis, fingir el robo fue el primer paso en la coartada del acusado, quien habría vuelto a su auto e iniciado un recorrido que incluyó dos compras en locales comerciales, en las que pagó con su tarjeta de débito. En una heladería quedó filmado.

Luego, volvió al edificio y "fingió sorpresa" al encontrar a Agustina agonizando, dijo Pezzetta. Parra pidió ayuda a un vecino. Según los investigadores, fue otro intento por simular la escena de un robo.

Los teléfonos, mil dólares y un bolso con ropa que Parra denunció como robados nunca fueron encontrados.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario