La barrendera también se hizo cortes en un brazo

Intentó suicidarse por la posibilidad de quedar sin trabajo.

La empleada municipal que el miércoles intentó suicidarse ante la posibilidad de quedarse sin trabajo alcanzó a ingerir más de una decena de pastillas de fármacos para dormir y otros para los nervios y con un pedazo de taza roto se hizo cortes en un brazo. Ayer, la mujer se encontraba mejor de salud pero con la angustia de saber qué pasará con su fuente laboral.

La barrendera mantuvo una conversación con el dirigente de Sitramuci, Omar Meza, quien le ratificó el respaldo de su organización. Al respecto, el gremio realizó una presentación dirigida al intendente Aníbal Tortoriello para que se la reincorpore en sus funciones habituales y se le permita contar con obra social para proseguir con su tratamiento psiquiátrico, descripto como “altamente costoso”.

La mujer padece un “cuadro psiquiátrico grave”, puesto que “hace más de dos años aproximadamente empezó con episodios de angustia, depresión, ansiedad, problemas para comer, falta de apetito, pesadillas y llanto recurrente.

Según el escrito, los encargados del área de Recursos Humanos “estaban informados de su problema, debido a que ella presenta certificados médicos de varios psiquiatras que la han tratado, pero ni hicieron caso a su problema de salud y solo se encargaron de condicionarla cuando faltaba a su trabajo” por sus inconvenientes de salud.

Meza dijo que ayer que pudo comprobar que la mujer alcanzó a tomar algunas pastillas y a herirse en un brazo y dijo que es consciente de que al Ejecutivo municipal “le ha caído muy mal” la denuncia que hizo del caso. Adelantó que hoy presentará otra nota al jefe comunal, para que se atiendan todos los casos de municipales con cuadros nerviosos graves y con adicciones.

LEÉ MÁS

Quiso matarse porque la despidieron del Municipio

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario