La aparición de una vinchuca encendió la alarma

Desde el hospital local aclararon que no es patológica y no transmite el mal de Chagas.

Pasó todo el fin de semana sin pegar un ojo y con la angustia de no saber si la vinchuca que encontró en su casa era un peligro para sus hijos. Perseguida con la idea de que podía haber más, se la pasó corriendo sillones, la mesa, las camas, con mucho miedo de que en cualquier momento aparecieran otras.

“Yo sé lo que es, lo vivo y no me gustaría que lo sufran mis hijos”, dijo ayer Paola Machuca (44). Oriunda de la toma 10 de Febrero, la vecina contrajo el mal de Chagas mientras se gestaba en la panza de su madre, y ella a su vez le transmitió la enfermedad a uno de sus cuatro hijos.

Por eso, cuando el viernes fue a colocar un espiral contra los mosquitos en la reja de su casa y vio el insecto caminando por una pared, queriendo ingresar por el taparrollo de una ventana, supo enseguida lo que era y comenzó a gritar. “Mi nuera me ayudó a poner la vinchuca en un frasco”, recordó.

La mujer confesó que nunca había visto un ejemplar, más allá de las páginas de un libro o las imágenes que proyectó un televisor. Pero aún así no dudó un instante: “Me di cuenta por las manchitas blancas que tenía”, contó.

Recordó que llamó de inmediato a la central de emergencias que opera en el 109, y ahí la única respuesta que obtuvo fue que no había movilidad para asistirla. “Pensé que desde Defensa Civil se iban a acercar y hacer algo, pero no”, manifestó.

En su lugar, Machuca se dirigió ayer al área municipal de Zoonosis y también al centro periférico de Salud, ubicado en el barrio Anai Mapu, donde entregó el frasco que contenía la vinchuca. “La miraron, me dijeron que era una vinchuca patagónica y que me quede tranquila”, comentó.

En diálogo con LM Cipolletti, el director del Hospital Pedro Moguillansky, Carlos Lasry, confirmó que no es una vinchuca patológica. “Es patagónica, silvestre, y no reviste ningún peligro para la salud. Entre el miércoles y el jueves vamos a difundir un comunicado de Salud Ambiental para llevar tranquilidad a la población”, sostuvo.

Machuca espera los resultados para dejar de sentir que tiene vinchucas por todos lados y convencerse de que estas, al menos, no hacen nada malo. Sin embargo, aún cuando fuesen inofensivas, confesó que le queda el sabor amargo de sentirse discriminada.

“Otra vecina que llamó al 109 y pidió ayuda le dijeron que no iban porque era una toma. Eso me duele, porque uno vive como puede; y yo agradezco a Dios que tengo una casa de material. Pero si hubiese tenido que comprar el terreno, no podía. Y la gente eso no lo entiende”, comentó.

Tras el hallazgo, tomó la decisión de fumigar los alrededores de su casa, pero advirtió que no basta con eso si no se lleva a cabo una masiva limpieza en otras viviendas y terrenos baldíos, donde la maleza y acumulación de desperdicios es una constante, como ocurre en otros sitios de la ciudad.

Más aún después de la última tormenta que azotó a la región y cuyas consecuencias hoy persisten, entre ellas, la proliferación de todo tipo de alimañas. “¿Por qué no vienen a curar el barrio, es que no somos gente? No estamos pidiendo tanto, eso es lo que te da rabia y es indignante”, expresó la vecina.

En la barriada donde vive aseguró que han encontrado viudas negras y lombrices “que parecen culebras”. Y otros vecinos también observaron la presencia de vinchucas, pero las confundieron con cucarachas.

“Es patagónica, silvestre, y no reviste ningún peligro para la salud. Vamos a difundir un comunicado de Salud Ambiental para llevar tranquilidad a la población”. Carlos Lasry Director del Hospital Pedro Moguillansky

Municipio

Zoonosis sólo castra mascotas

Desde el área de Zoonosis del Municipio, el veterinario Eduardo Fernández aseveró que les resulta imposible encarar un plan contra las vinchucas o fumigar para evitar la proliferación de otros especímenes del estilo. “Nosotros estamos abocados exclusivamente a las castraciones de perros y gatos; sobre otros temas no tenemos elementos ni estamos organizados”, explicó el profesional. Más allá de la falta de recursos para hacerlo, consideró que el Municipio no puede fumigar casa por casa y que, en todo caso, es responsabilidad de cada habitante tomar los recaudos para evitar la proliferación de plagas. “Es cuestión de educación, más que nada. Hay que tener la casa limpia, no guardar trastos viejos ni acumular cosas en los patios, evitar las grietas en las paredes o tener un techo de paja y revisar los colchones y los roperos”, informó en lo específico sobre el control de las vinchucas. En esta época, además, indicó que es conveniente no tener recipientes que acumulen agua para mitigar la propagación de los mosquitos, principalmente para combatir el famoso dengue.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario