Invasión de recicladores en el basural cipoleño

Se ha vuelto una fuente de competencia en un ambiente de falta de control del Municipio.

En el basural parece existir un ambiente de descontrol por parte de las autoridades municipales. En la actualidad, además de los numerosos recicladores locales, el lugar se ha vuelto un imán para personas de otras localidades, que acuden de a montones para buscar su sustento. Hasta de General Roca vienen a probar suerte, procurando hallar metales para vender. También se han hecho sentir, por su organización y relativo poder económico, miembros de la comunidad boliviana de Allen, algunos de ellos ladrilleros. Tampoco faltan vecinos de Fernández Oro.

Por otro lado, se siguen produciendo incendios espontáneos, a los que contribuiría la labor poco acertada que concretaría la comuna en la disposición de los residuos. Las descargas se harían prácticamente al voleo y acumulando desechos sobre desechos. No se estaría aprovechando en forma adecuada la gran cantidad de escombros y tierra de las calles en proceso de reparación y que se han descargado en el vertedero, que sería más conveniente para enterrar desperdicios y evitar incendios.

Te puede interesar...

“Hay que trabajar mucho. Y por un kilo de cobre te pagan unos $50, por el de bronce $30, por el de aluminio no más de $10. Y en diciembre bajan más los valores”, dijo Carlos, reciclador. Su familia trabaja toda la semana y por día con suerte hace $500.

Carlos, un reciclador de muchos años, está viendo con inquietud el fenómeno que se está dando. El Municipio no brinda ningún tipo de ayuda a los recicladores locales, no hay presencia policial para seguridad y los bomberos brillan por su ausencia cuando hay siniestros. Si van, a veces llegan con poca agua en las autobombas.

Para complicar, se está dando el fenómeno de la competencia con la gente que viene a trabajar desde otras ciudades. Por lo general, los visitantes llegan después de los turnos de 0 a 13 diarios de los cipoleños. Pero, en ocasiones, se dan superposiciones. “Los bolivianos suelen estar mejor organizados y algunos tienen camionetas 0 kilómetro. Yo tengo una bicicleta y chata a caballos”, enfatizó Carlos.

Los que viven de hurgar en la basura se esfuerzan mucho, ganan poco, viven mal y para la salud deben ir lejos, a los sobrecargados periféricos de El 30 y el Mapu.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario