Interlagos debe conseguir un comprador en diez días

La fábrica está a un paso de la quiebra y busca un salvador.

La fábrica Interlagos continuará parada y el lunes se iniciará el último intento de salvataje para que vuelva a operar y los empleados no pierdan su trabajo. En la última audiencia entre la patronal y los trabajadores se acordó implementar un sistema denominado “cram-down” que permite abrir un registro de interesados en comprar la empresa antes de avanzar con la declaración de quiebra. Podrán anotarse empresarios, acreedores y hasta los propios trabajadores.

Durante diez días hábiles, la patronal convocará a todos los grupos empresariales que quieren comprar la planta. Pablo García, el vicepresidente de Embotelladora Comahue, comunicó ayer esa decisión al asistir a la audiencia de conciliación pautada en la delegación cipoleña de Trabajo.

“Todavía hay esperanzas porque hay grupos de empresarios interesados en comprar la fábrica”, sostuvo el titular de la delegación, Aparicio Riffo. El funcionario agregó que “el secretario de Trabajo, Lucas Pica, y el gobernador Alberto Weretilneck están haciendo gestiones para evitar el cierre. La Provincia hará el máximo esfuerzo para que esto no ocurra”.

54 años de trabajo de la Embotelladora Comahue en la ciudad con 84 empleados

De la audiencia también participaron delegados de la fábrica, trabajadores y el titular del gremio Sutiaga, Aldo Elgueta, quien en diálogo con LM Cipolletti comentó: “La empresa solicitó una prórroga porque activó el procedimiento de un salvataje. Nos pidió 10 días para que se presente un oferente y aceptamos para salvar la empresa y los puestos de trabajo”. El plazo vence el 2 de mayo.

Lo que sí está claro es que la familia García abandonará el timón de la empresa emblemática que supo construir y sostener durante más de 50 años. Pero Riffo aseguró que seguirá adelante hasta que pueda conseguir un inversor. “Los García no se desligaron del problema, le están buscando una solución”, dijo el funcionario, cuya postura es mucho más contemplativa que la de los empleados, quienes denuncian que los dejaron “sin nada”.

Si bien la fábrica no se pone en marcha por ahora, hay una consigna permanente de trabajadores que resguarda las instalaciones y todas las maquinarias para evitar posibles ilícitos. “Hay una guardia para evitar que se lleven todo y mantener las fuentes de trabajo, venga el dueño que venga”, dijo Elgueta.

En tanto, los empleados de la distribuidora fueron suspendidos porque no tienen qué repartir. Analizan firmar convenios para distribuir otras marcas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario