Gran descubrimiento en la saliva de un pez de la región

Podría usarse como anticoagulante. La investigación es de un orense.

Guadalupe Maqueda

maquedag@lmneuquen.com.ar

Lo que empezó como un proyecto de escuela pública, hace más de 13 años, está cerca de arrojar resultados inéditos para la ciencia. Sebastián Rodrigo Elcano y quienes eran sus compañeros de secundaria descubrieron en la constitución de un pez de la Patagonia muy peculiar la presencia de un poderoso anticoagulante natural que puede ser de gran utilidad en el campo quirúrgico para operaciones cardiovasculares o maxilofaciales.

Este joven investigador y odontólogo, de 27 años, vive en Fernández Oro e intenta desarrollar hoy el fármaco que sintetice el anticoagulante de acción directa que descubrió en la saliva del pez lamprea (Geotria australis). Transita ahora la última etapa de un largo proceso que inició en Santa Cruz, de donde es oriundo, cuando dio sus primeros pasos en un taller del Colegio Polimodal Nº1 J. F. Tognon, de Comandante Luis Piedra Buena. Allí comenzó a examinar con sus amigos al pez lamprea que había ingresado a una estación de pisicultura. Sin estudios comparativos previos, no tenían claro a dónde direccionar la investigación.

Sabían que tal ejemplar, cuando se dirige al mar, actúa como un parásito que se alimenta de otros peces huéspedes inyectándoles una sustancia anticoagulante que le permite succionarles la sangre. Ese modo de alimentarse tan particular los llevó a preguntarse si el anticoagulante podía estar presente en su saliva y tenía efecto sobre otros tejidos sanguíneos, incluidos los del ser humano. Para despejar las dudas, desarrollaron una técnica anestésica y de punción sobre la lamprea. Así tomaron distintas muestras de saliva de varios ejemplares juveniles y seniles que capturaron de una estación de pisicultura y mantuvieron con vida para poder estudiarlos en un ambiente artificial similar al natural.

Primero probaron con el tejido sanguíneo de una trucha, luego con sangre humana extraída de un donante del laboratorio de un hospital. Recibieron asesoramiento científico, investigaron un poco más en un laboratorio de hemostasia del hospital de clínicas de Buenos Aires y en la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA, y lograron comprobar que la saliva de este pez inhibe de forma directa a la trombina, es decir, la enzima principal de la coagulación.

En ese derrotero, varios de sus amigos se alejaron de la investigación para abrirse paso con otros proyectos de vida. Pero Sebastián continuó adelante. Se recibió de odontólogo en la Universidad Nacional de La Plata y desde hace un año vive en Fernández Oro junto a su pareja. “La idea es desarrollar un fármaco que aplique en el campo de la cirugía y otras afecciones que lo puedan requerir. Estoy tratando de obtener la fórmula química para desarrollarlo. En esa etapa me encuentro ahora”, comentó el joven investigador.

Publicarán su hallazgo

El joven odontólogo e investigador Sebastián Elcano forma parte de la cámara de jóvenes empresarios de Fernández Oro (JEFO) y con ese proyecto participará en marzo de la competencia provincial donde se elegirá al mejor emprendedor del año, en Las Grutas. Además, su hallazgo científico será publicado en una revista científica de reconocimiento mundial. Actualmente, trabaja en un consultorio odontológico de Neuquén y, paralelamente, está tratando de concluir la investigación. “Es un proyecto de muchos años, una parte importante de mi adolescencia. Le dediqué muchas horas, mucho esfuerzo. Costó mucho hacerlo y llegar hasta acá”, cerró Elcano.

Hay muchos ejemplares en la Patagonia

El pez lamprea está presente en la zona patagónica. Es raro de ver, ya que pertenece a la familia de los agnatos (peces sin mandíbulas). No tiene escamas, tiene branquias externas, dos colmillos y es anguiforme, similar a las anguilas. Su ciclo de vida también es muy particular. En los primeros estadios vive en el barro. Luego, cuando crece, se va hacia el mar y actúa como un parásito de otros peces huéspedes, a quienes les succiona la sangre para alimentarse, gracias al poderoso anticoagulante que presenta en su saliva. En el mundo, el anticoagulante natural más potente proviene de la sanguijuela asiática. Según Sebastián Elcano, las concentraciones presentes en el pez lamprea tienen parámetros similares.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario