Firme rechazo al impuesto a las chacras abandonadas

Pedirán a los concejales que se derogue la ordenanza municipal.

Un creciente grupo de chacareros, ex productores y propietarios de tierras ubicadas en la zona rural se oponen firmemente a la implementación, en unos meses más, de la legislación municipal que grava a las tierras improductivas, ociosas o en estado de abandono. Por ello y para organizar su rechazo activo, se reunirán el jueves, a las 20:30, en la capilla del barrio San Pablo ubicada en Uruguay 140.

Los ánimos entre los que se verán afectados oscilan entre la inquietud y la bronca manifiesta. Sin embargo, todos están unidos en cuanto a expresar a la comuna una rotunda desaprobación a la normativa, que prevé, además, multas muy cuantiosas a quienes no hagan producir sus predios.

En la vereda de enfrente, desde el Consorcio de Regantes se viene expresando un pleno respaldo a la aplicación de las disposiciones comunales, por cuanto en su opinión la ciudad debe potenciar sus tierras agrícolas y protegerlas de otros usos, entre ellos, la especulación inmobiliaria.

Los ánimos están caldeados. Como referente de los opositores a las ordenanzas 155 de 2010 y 276 de 2016, se ha plantado César Aníbal Fernández, quien ayer fue categórico en cuanto a que los vecinos afectados van “a reclamar la derogación” de ambos textos. Al efecto, expresó que a la reunión del jueves se invitará a participar a concejales para que lleven adelante el planteo.

Destacó que a la fecha no se ha presentado ni un solo proyecto para hacer producir las tierras improductivas, uno de los requisitos de la legislación, en razón de que la crisis de la fruticultura, el bajo precio de la fruta, los problemas de pago de las empresas del empaque y otros factores tornan imposible reactivar la actividad agrícola desde hace mucho tiempo.

El dirigente de los regantes, Eduardo Artero, piensa muy distinto. Por eso enfatizó ayer que el consorcio sectorial apoya las ordenanzas, ante el avance cada vez mayor de emprendimientos inmobiliarios, industriales, comerciales, de salones de fiestas y canchas de fútbol en la zona rural, los que contaminan y perjudican la labor productiva que aún persiste en Cipolletti.

Vecinos afectados por la normativa sostienen que la crisis frutícola y económica impide el desarrollo de cualquier nuevo emprendimiento productivo.

“Hay mucho malestar entre los que se verán afectados por las ordenanzas. Muchos ya están decididos a no pagar nada. Tendrán que derogar las disposiciones”.César Fernández. Referente de los opositores al impuesto a las tierras ociosas

$15.000 alcanzarían las multas por cada hectárea improductiva.

Desde anteriores administraciones se ha venido postergando la aplicación de la normativa contra las chacras abandonadas. El actual Ejecutivo la aplicaría a partir de marzo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario