Fin de año sin polémicas

Se aprobaron el presupuesto y los concursos para el Juzgado de Faltas.

Postergado el debate sobre el nepotismo y la creación de nuevas estructuras dentro del Concejo, el Deliberante cipoleño cerró el periodo de sesiones ordinarias sin grandes polémicas. El presupuesto para el 2019 se manejará en forma independiente y el monto fue aprobado por unanimidad.

El período de sesiones se extendió más allá del año calendario debido a la necesidad de aprobar proyectos claves, entre ellos el balance del ejercicio 2017, que provocó un fuerte tirón de orejas de los concejales a miembros del Ejecutivo (ver aparte).

Te puede interesar...

“Este es un proyecto importante que tiene que ver con la independencia del Legislativo”, manifestó el concejal Diego Rudy, de la comisión de Hacienda antes de la aprobación del presupuesto de gastos, que será de 14.042.721 pesos.

La mayor parte de los fondos se destinará al pago de los sueldos de los seis concejales y los 17 empleados del Concejo. “Este es un presupuesto modesto ya que representa menos del 1% del presupuesto que fue aprobado para el Poder Ejecutivo. No le generamos mucho gasto a los cipoleños”, expresó la presidenta del Concejo, María Elisa Lazzaretti.

Lejos de las disputas que suelen marcar los proyectos presupuestarios, el Legislativo aprobó el proyecto por unanimidad.

Concursos para jueces

El mayor debate de la última sesión del periodo 2018 fue por el nuevo reglamento para la designación de jueces de faltas y secretarios.

Los concejales estuvieron de acuerdo en la implementación de un concurso público en el que los interesados deberán presentar sus logros académicos y pasar por una entrevista con los concejales para acceder al cargo.

La disputa estuvo dada por la posibilidad de ser reelectos para el cargo en forma indefinida. La opositora María Eugenia Villarroel Sánchez, del Frente para la Victoria, pidió limitar la posibilidad de presentaciones a dos periodos de seis años.

Sin embargo, primó el texto acordado en comisión. “Hay que tener en cuenta que más allá del puntaje que se obtiene por la experiencia en el cargo, la posibilidad que otorga la ordenanza es la de presentarse al concurso, luego deberán ser elegidos”, manifestó el concejal Miguel Aninao, titular de la comisión de Gobierno.

Los jueces de faltas serán nombrados por seis años, al igual que sus secretarios, para que sus mandatos no estén condicionados por el Poder Ejecutivo de turno. “Esta ordenanza es muy importante para fortalecer las instituciones”, opinó Lazzaretti.

El primer requisito que deberán cumplir es ser abogados y, de asmir el cargo, no podrán ejercer de manera particular mientras dure su gestión dentro de la estructura municipal.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario