El clima en Cipolletti

icon
Temp
48% Hum

Familias pioneras: Pilotto y González Larrosa

Une las historias cipoleñas y neuquinas. Enrique Raimundo Pilotto fue gobernador del territorio nacional del Neuquén. Uno de sus hijos, José María, se casó con Clementina González Larrosa, descendiente de la esposa del fundador de Cipolletti.

Los territorios nacionales de la norpatagonia conservaron esa situación hasta la década de 1950, cuando la ley 14.408 los provincializó y Neuquén tuvo su primer gobierno Constitucional en 1958 con el triunfo de la fórmula Edelman - Asmar. En su condición de territorios nacionales fueron gobernados por interventores enviados desde el gobierno central: los habitantes de la zona no tenían ni voz ni voto, por lo que no podían elegir a sus autoridades.

El historiador ymaestro Carlos Agustín Ríos analiza en su libro Gobernadores del Neuquén la labor que le cupo a cada uno de ellos. El 17 de Julio de 1934, Enrique Pilotto fue nombrado por el Poder Ejecutivo Nacional gobernador del Neuquén. Fueron muchas las obras de su gobierno que trajeron progreso para el territorio. Como ejemplo de ello la educación originaria aplicada a las industrias de la tierra creó un instituto modelo: el internado escuela granja Ceferino Namuncurá, que fue una escuela primaria. Con el tiempo el establecimiento se consolidó: es la Escuela 132.

Te puede interesar...

Pilotto impulsó las obras públicas, mejoró el servicio de agua corriente y la construcción de un canal de riego municipal, instaló agua corriente en Zapala. Durante su gobernación se produjo la llegada del Comando de la 6ta. División, procedente de Bahía Blanca, que fijó su asentamiento en la capital neuquina.

Solicitó apoyo del Consejo Nacional de Educación para el mejoramiento de los edificios escolares. Impulsó el mejoramiento de caminos y puentes. Presidió la inauguración del puente que une Neuquén con Cipolletti el 20 de febrero de 1937, según el testimonio que nos brindó uno de sus nietos.

Enrique Raimundo Pilotto nació el 23 de enero de 1878, en Dolores, provincia de Buenos Aires. Su madre fue María Palanques y su padre José Julián Pilotto, argentino, hijo de Bernardo Pilotto, que era italiano, y se supone que fue quien viajó a Argentina, con su esposa María Peralta. Enrique Raimundo fue el segundo hijo entre seis: su hermano menor, Bernardo, como su abuelo, fue un prestigioso periodista en Dolores, donde una de las principales calles lleva su nombre.

Pilotto.jpg

A los15 o 16 años, por una desavenencia con sus padres, se fue de la casa, y mintiendo sobre su edad se ofreció como voluntario en el ejército. Casualmente el jefe del regimiento conocía a José Julián y le avisó que su hijo se había enrolado. José Julián solo le pidió que lo supervisara y lo mantuviera al tanto de sus avances. Viendo en él condiciones para la vida militar, el jefe del regimiento lo envió a seguir la carrera militar.

Por esta pequeña historia, es que no hemos tenido más datos de la familia Pilotto, y desconocemos su evolución.

“Conocimos por dichos de papá que nuestro abuelo, antes de su matrimonio, tuvo dos hijas, a las cuales reconoció, pero no pudo casarse con la madre, pues el ejército no le dio la autorización, pero lamentablemente no tenemos más datos que esos. Solo que una vez vinieron a casa Luis Watkins y su esposa Primavera, que vivían en California, y Luis tenía que ver con esta parte de la familia, creo que era sobrino de papá. Como ya mencioné en aquellos años, el ejército debía autorizar el casamiento de sus oficiales, y recibió su autorización en el 1909 para casarse con Sara Otaño (1889-1946), hija de Celestino Otaño y Dolores Dirube, con quien tuvieron cinco hijos, Enrique, Sara, Oscar, Mercedes (que falleció de bebé) y José María.”

De los cinco hijos, Enrique vivió y murió en Córdoba. Se casó con Mercedes Rodríguez, con la que tuvo 2 hijos. Sara se casó con Luis Plottier, tuvieron tres hijos y vivieron en Montevideo. Oscar se casó con Clorinda Medus, también tuvieron tres hijos y vivieron principalmente en Buenos Aires. Solo el menor, José María, volvió a vivir en esta zona.

Sí, sabemos que Enrique Raimundo se destacó en su carrera militar, fue jefe del Regimiento de Granaderos a Caballo, Jefe de la Policía Federal y también de la Policía de la provincia de Buenos Aires, donde libró una fuerte batalla contra el juego.

pilotto militar.jpg

“Siendo jefe de la Policía Federal, tenía el hábito de salir a caminar y supervisar a los policías en rondas por distintos lugares. Su mujer, Sara Otaño, muy preocupada habló con el segundo jefe y acordaron que sin que lo supiera pondría a dos de los mejores hombres para que lo siguieran y cuidaran. Cuando Pilotto regresó le comentó a Sara que lo habían seguido dos hombres, que si los volvía a ver los enfrentaría, incluso a los tiros porque podían ser de la mafia. Obviamente Sara volvió a llamar al segundo jefe para pedir que le retirara la custodia.”

Otra anécdota era que en una de sus rondas encontró a un policía dormido, parado en su consigna, y le robó el arma reglamentaria, y al día siguiente fue a inspeccionar la comisaría, cuando encontró al efectivo sin su arma le consultó por qué y éste le confesó que se la habían robado porque se había quedado dormido, es que su mujer estaba muy enferma por lo que la cuidaba todo el día y como vivía en la otra punta de la ciudad tenía mucho tiempo de viaje a su lugar de servicio.

Pilotto le devolvió el arma diciéndole que agradeciera que se la hubiera robado el jefe de la policía, y luego ordenó su traslado a una comisaría cercana a su domicilio.

También fue el encargado de la custodia del Príncipe de Gales, futuro Rey Eduardo VIII de Inglaterra, en el año 1925 durante su visita a la Argentina. Algunos años más tarde el rey abdicaría a favor de su hermano, futuro rey Jorge VI, para unirse a Wallis Simpson, pues la iglesia inglesa no lo permitía y el ex rey pasó a ser Duque de Windsor.

Fue agregado militar en Francia y delegado argentino a la Comisión Preparatoria de la Conferencia del Desarme, en Ginebra, en el año 1926.

Fue gobernador del territorio nacional de Misiones y luego por dos períodos en el territorio nacional del Neuquén.

En Neuquén creó una escuela para comunidades indígenas del interior, también se realizó un censo de familias o comunidades de la provincia: eran muy pocas las asentadas en estas tierras. Le correspondió la inauguración del puente carretero Cipolletti Neuquén: en su discurso inaugural reconoció que el gran mérito había sido de su antecesor y que él solo tuvo que finalizarlo.

Su hijo menor, José María, conoció en Buenos Aires a Clementina Lía González Larrosa: se casaron en 1948. Clementina era hija de Juan González Larrosa y de María Helena Nogues Molina, por lo que era sobrina nieta de doña Lucinda Larrosa y Manuel Fernández Oro.

Clementina y José María vinieron a vivir a Cipolletti, en un principio en un anexo de Pichi Ruca, la casa donde actualmente está el museo y está rodeada por el predio del Club Marabunta. Luego se mudaron a la casa de altos, es un primer piso, de la calle Brentana 71.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario