Estudiantes se unen para darles agua a los parajes

La UNRN y la Uflo tienen un proyecto para desarrollar e instalar molinos en zonas rurales.

Con dos tambores de 200 litros cortados a la mitad, una estructura muy básica de caños, un freno sencillo, un sistema de riendas, una bomba, herramientas varias y muchas ganas, compromiso e ingenio, estudiantes de la Universidad de Río Negro y la Uflo ayudan a la gente de los parajes rurales a vivir mejor.

Con todos estos recursos, muchos de ellos de descarte, fabrican molinos para que puedan extraer agua allí donde los pobladores se las arreglaban con un balde y una cadena para sacar el vital recurso de un pozo.

Te puede interesar...

Los molinos ya instalados son cinco. Uno está en etapa de testeo en un terreno de Allen, que les prestó un particular, y hay tres más en proceso de fabricación.

La idea surgió como propuesta pedagógica de Matemática en la Tecnicatura Superior en Mantenimiento Industrial. Su profesor e investigador, Pablo Carranza, guía al grupo de aproximadamente 40 alumnos para que “aprendan con sentido, en contexto”.

“Cuando trabajamos con la realidad, el estudiante se compromete y razona más”, sostuvo el docente a LM Cipolletti. Y agregó: “Los chicos estudian porque necesitan resolver un proyecto concreto y real, no lo hacen porque el profe se los pide, porque van a tener un parcial; y eso los motiva mucho”.

Es un proyecto de integración que tiene su historial de molinos en la zona, ya que inició en 2015 con la instalación de un molino en un paraje de Cinco Saltos. Durante el fin de semana pasado, se colocaron tres más: dos en cercanías de Sierra Colorada y un tercero en un puesto rural de El Cuy.

cipo-p03a-proyecto-agua-parajes.jpg

De la iniciativa también participan la Uflo Comahue, la UNCo, el Ministerio de Educación de Río Negro y el Ente de Desarrollo de la Línea Sur. Todos pusieron su granito de arena, desde ayudar con una simulación o el diseño del molino, hasta aportar registros meteorológicos, con resultados muy buenos para las comunidades donde intervienen.

“Desde la Uflo seguiremos impulsando y participando en proyectos de integración dado a que en su ejecución, nuestros estudiantes incorporan herramientas de tomas de decisiones racionales, trabajo en equipo, emprendedorismo, investigación, diseño de proyectos, para dar tratamiento a un problema real existente”, expresó, por su parte, el vicerrector de Uflo Comahue, Cristian Kreber.

Uno de los objetivos es generar un impacto social y lo están logrando. Tal es así que donde ya colocaron los prototipos, hay pobladores que comienzan a utilizar el agua para forestar y sembrar sus propias verduras o saciar la sed de sus animales. Carranza advirtió, además, que la iniciativa ha tenido un efecto multiplicador en otros organismos. Por caso, mencionó que el INTA Pro Huerta tiene en mente fabricar su propio molino de agua.

Embed

--> Testean un nuevo modelo en Allen

Registro de datos. El molino que está en fase de testeo cuenta con equipamiento para saber cuánta agua extrae y en cuánto tiempo.

Bomba de succión. El molino tiene seis metros de alto y utiliza una bomba de agua muy común en el ámbito rural, que se conoce con el nombre de “sapo”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario